Al día con Florencia, Cuba y el Mundo

Escasez de almohadillas sanitarias en Cuba: ‘de vuelta a la era de los trapitos’

Muchas cubanas están aún esperando que la primera cuota del año llegue a las farmacias.

Fábrida de almohadillas sanitarias femeninas. ESCAMBRAY

La aguda escasez de almohadillas sanitarias femeninas en tiendas y farmacias estatales ha provocado un incremento de su precio en los mercados alternativos, dejando a muchas cubanas la única alternativa de recurrir a métodos antiguos, como reciclar “trapitos”.

“Estamos como en los años noventa (del Período Especial). Solo que en aquella época eran nuestras madres… y nosotros pensando que eso nunca nos pasaría”, dijo Caridad, vecina de Alamar, en Habana del Este.

Algunas mujeres han podido comprar almohadillas sanitarias (a las que las cubanas llaman íntimas) en las tiendas en Moneda Libremente Convertible, pero la mayoría depende del mercado en moneda nacional.

La crisis económica general afecta también a este producto.

“He llegado a pensar en comprar tripas (de pañales para adultos) y culeros para usarlos como íntimas”, afirmó Alba, ingeniera industrial, también residente en Habana del Este.

En Santiago de Cuba muchas mujeres han recurrido ya a esa solución: hacer las enormes colas para comprar las “tripas”, con el fin de picarlas en dos y usarlas durante la menstruación, ya que en lo que va de año no han entrado almohadillas sanitarias a la farmacia, ni las han vendido en las tiendas en moneda nacional.

Antes de la pandemia, Betsy, vecina del municipio 10 de Octubre, se proveía gracias a una persona que llevaba almohadillas sanitarias a la Isla desde México y se las vendía al precio de cinco CUC el paquete. Pero esa opción desapareció con la restricción de los viajes.

Según esta cubana, el precio de un paquete de íntimas en el mercado negro habanero actualmente oscila entre los 75 y 120 pesos, si son las que se venden en las tiendas en Moneda Libremente Convertible. Las que provienen de las farmacias, que tienen menor calidad, se pueden encontrar entre los 25 y 100 pesos.

En Cuba, todas las mujeres entre los 10 y los 55 años tienen derecho a comprar una cantidad limitada de “íntimas”. Al comienzo de cada año, las mujeres deben acudir a la farmacia de su localidad portando el carné de identidad, o la tarjeta de menor, y la libreta de racionamiento.

En caso que una menor comience a menstruar antes de la edad estipulada, debe agregar a su trámite un certificado médico que lo confirme.

Aunque el año tiene 12 meses, las mujeres reciben ocho “cuotas” de un paquete con diez unidades. Antes del inicio de la Tarea Ordenamiento ese paquete tenía un precio de 1,20 pesos cubanos. Ese “igualitarismo sanitario”, en el que se asigna a cada mujer la misma cantidad, genera grandes contratiempos a aquellas que tienen sangrado más abundante, o cuyo su ciclo se alarga más de lo regular.

“Para un sangramiento abundante como el mío, las íntimas que te venden en la farmacia no alcanzan. Dicen que en el Cupet de San Miguel y Destrampes sacaron de la marca ‘Nosotras’ a treinta y pico de pesos cubanos hace poco, pero volaron. Yo ahora no tengo para comprarlas a sobreprecio”, se quejó Betsy.

“Dicen que han sacado en Moneda Libremente Convertible, pero como yo no gano en esa moneda, ni pensar en conseguirlas”, apuntó Jessica.

Con la “Tarea Ordenamiento” ya en marcha desde hace más de un mes, aún se desconoce el precio en moneda nacional que tendrán las almohadillas sanitarias en las farmacias, ya que el primer envío del año todavía no ha llegado.

Otro problema que aqueja a la población femenina es la calidad de las “íntimas”.

“Si te descuidas, te manchas hasta la ropa. Además, se corren porque el pegamento no sirve. Son incómodas y absorben poco”, dijo Ileana.

Las almohadillas que se distribuyen en todo el país de forma regulada son de la marca Mariposa, producida por la empresa estatal Mathisa, única de su tipo en Cuba.

Mathisa tiene tres fábricas en las que produce además la marca Pétalos, una línea de mayor calidad, que era comercializada hasta diciembre en las tiendas en CUC.

Según informó la web oficial Cubadebate en 2017, esta empresa trabaja con materia prima importada, lo que habría originado, a partir del cierre de las fronteras y los obstáculos en el comercio exterior, un descenso en la producción.

Tomado De DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: