El gobernador de New York, Andrew Cuomo, dijo que si bien es una “buena noticia” que Pfizer haya logrado un avance reciente en su ensayo clínico de vacuna contra el coronavirus, cree que es “una mala noticia” que la administración Trump pueda planificar la distribución

El gobernador de New York, Andrew Cuomo, dijo que si bien es una “buena noticia” que Pfizer haya logrado un avance reciente en su ensayo clínico de vacuna contra el coronavirus, cree que es “una mala noticia” que la administración Trump pueda planificar la distribución.

En una entrevista con George Stephanopoulos en “Good Morning America” ​​de ABC este lunes, Cuomo dijo que ha hablado con otros gobernadores sobre cómo pueden alterar o incluso bloquear el plan de Trump sobre la vacuna para que el presidente electo Joe Biden pueda hacerlo en su lugar.

“La buena noticia es que las pruebas de Pfizer se ven bien y tendremos una vacuna en breve. La mala noticia es que pasarán unos dos meses antes de que Joe Biden se haga cargo [de la presidencia], y eso significa que esta administración va a implementar un plan de vacunas”, dijo Cuomo.

El gobernador señaló la escala del proyecto de distribución, que estimó que implicaría hasta 330 millones de vacunas –que podrían requerir dos dosis– en comparación con 120 millones de pruebas de coronavirus realizadas en los Estados Unidos en siete meses.

“Y la administración Trump está implementando el plan de vacunación y creo que es defectuoso”, continuó Cuomo.

“Básicamente van a hacer que los proveedores privados lo hagan, y eso va a dejar fuera a todo tipo de comunidades que quedaron fuera la primera vez cuando COVID los asoló”, aseguró.

Stephanopoulos le preguntó a Cuomo qué podría hacer Biden que Trump no hará, y Cuomo inmediatamente volvió a discutir sus problemas con Trump.

“Cuando niegas un problema como lo hizo Trump, nunca podrías resolverlo”, dijo Cuomo. Afirmó que la administración Trump “negó la COVID”, a pesar de que el presidente tenía un grupo de trabajo de coronavirus de la Casa Blanca que daba actualizaciones regulares en las primeras etapas de la pandemia, así como las directrices de la Casa Blanca para una estrategia de reapertura multifásica, informó Fox News.

Cuomo reiteró entonces su afirmación de que el plan del presidente Donald Trump dejaría fuera a ciertas comunidades y dijo: “Estoy seguro de que la administración Biden se va a ocupar de eso”.

El gobernador discutió lo que espera hacer para afectar el plan de distribución de Trump: “Tienes dos meses, y no podemos dejar que este plan de vacunación siga adelante de la manera en que la administración Trump lo está diseñando porque Biden no puede deshacerlo dos meses después, estaremos en medio de él. (…) he estado hablando con gobernadores de todo el país sobre eso; ¿cómo podemos dar forma al plan de vacunas de la administración Trump para arreglarlo, o detenerlo antes de que haga daño?”.

Luego de la emisión de la entrevista se emitió, el senador republicano Ben Sasse, emitió una declaración contra Cuomo por sus comentarios.

“¿De qué diablos habla el gobernador Cuomo? Esta es una gran noticia y todos -republicanos y demócratas y gente apolítica- deberían estar juntos entusiasmados con la posibilidad de una vacuna efectiva”, dijo Sasse.

“Después de que este desagradable virus ha matado a cientos de miles de estadounidenses y dejado a millones de personas sin trabajo, es más que repugnante que el gobernador Cuomo usara un rayo de esperanza como otro punto de la agotada conversación sobre que ‘Trump es malo’. Cuando tengamos una vacuna, necesitaremos que todas las manos la distribuyan lo más rápido posible, politizar esto desvergonzadamente es peligroso y estúpido”.

El propio Cuomo ha sido muy criticado por cómo manejó las primeras etapas de la pandemia en Nueva York, particularmente por una política que requería que los pacientes de residencias de ancianos que habían sido hospitalizados con la COVID-19, regresaran a los asilos después de ser dados de alta sin tener en cuenta si todavía eran contagiosos.

La directiva de marzo, que fue rescindida en mayo, indicaba a las residencias de ancianos que no se puede denegar la admisión o la readmisión de los residentes basándose únicamente en un diagnóstico de la COVID-19 confirmado o sospechoso. También dijo que las instalaciones no podían exigir que las personas fueran sometidas a pruebas antes de ser admitidas o readmitidas si se encontraban en condiciones estables.

Según Fox News, miles de pacientes en residencias de ancianos murieron en sus instalaciones después de que se emitió la directiva, pero Cuomo hasta ahora no ha divulgado las estadísticas de pacientes que estaban infectados con coronavirus mientras estaban en sus instalaciones que luego murieron en hospitales.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.