Envío de paquetes y remesas a Cuba: odisea libra por libra

  • Categoría de la entrada:Cuba / Habana
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Las opciones oficiales para mandar paquetes hacia la Isla dependen de la gestión de la empresa Correos de Cuba, encargada de entregar los envíos al público

(Foto del autor)

LA HABANA, Cuba. – La disminución de los vuelos hacia Cuba para contrarrestar los efectos de la COVID-19 ha golpeado el negocio de las llamadas “mulas”. El número de cubanos que viajaban semanalmente para importar productos ha decrecido considerablemente en los últimos meses, exacerbando el alza de los precios de productos en el mercado negro y los impuestos al envío de remesas.

Las opciones oficiales para enviar paquetes hacia la Isla dependen casi exclusivamente de la gestión de la empresa Correos de Cuba, encargada de entregar los envíos al público.

En fechas recientes, CubaNet pudo entrevistar a personas cuyos familiares les han enviado paquetes desde el exterior que aún no han podido recoger.

“Me enviaron un paquete que después de seis meses todavía estoy esperando. Cuando logro comunicar con la agencia siempre me dan una justificación diferente: no hay combustible, fallos de conexión, falta de electricidad o hay que esperar que la Aduana revise el paquete. Es un servicio que cuesta caro a mi hija en Estados Unidos. El problema no es enviarlo, el problema es cuando llega aquí”, comentó a este diario la ciudadana Yaimara Scull.

(Foto del autor)

Este fenómeno ocurre con los envíos por medio de las empresas Palco y Cubapack. Otros usuarios entrevistados por CubaNet coinciden sobre la mala gestión y el maltrato por parte de los funcionarios de las agencias mencionadas, además del atraso de meses en las entregas, lo cual propicia los robos y estafas.

“Me enviaron tres paquetes, pero solo me llegaron dos. No tengo donde quejarme. El mensajero se limitó a decirme que él entregaba lo que le daban”, declaró Giovany Fernández.

Un reportaje emitido la semana pasada en el Noticiero de la Televisión Cubana señaló que las entregas están demorando alrededor de seis meses debido a que “se duplicó la recepción de importaciones provenientes del exterior, lo que provocó una concentración de la carga”.

Zoraya Bravo Fuentes, Directora Adjunta de la empresa de Mensajería y Cambio Internacional, declaró a la televisión estatal que tres meses corresponden a las travesías de las cargas y otros tres meses a la estancia en la planta, debido a la congestión que están enfrentando.

“La planta de procesamiento demora un mes para completar 15 contenedores y están llegando al puerto más de 20 contenedores en ese espacio de tiempo. Actualmente, existen 42 contenedores pendientes de procesamiento”, explicó Bravo Fuentes.

El cierre del espacio aéreo para evitar la propagación de la pandemia puso en evidencia el mal funcionamiento de estas empresas estatales, que ahora se encuentran congestionadas y con más retrasos que nunca en sus operaciones.

Por otra parte, Fincimex, la empresa estatal para el envío de remesas, informó sobre un grupo importante de transacciones colgadas. La entidad batalla por mantenerse funcionando tras las sanciones recibidas durante la administración de Donald Trump.

Aunque el envío por agencias alternativas es más seguro y rápido, los impuestos sobre las remesas han crecido en más del 20 por ciento y las “mulas” pasaron de costar de siete a ocho dólares la libra a 15 dólares, según agencias en el mercado informal contactadas por CubaNet.

Tomado De CUBANET

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.