Freddy Jesús Rodríguez y su madre, Olga Lidia Ríos

Olga Lidia de los Ríos es una madre cubana, de Cabaiguán (Sancti Spíritus), que tiene a su hijo Freddy Jesús Rodríguez detenido desde hace 340 días en un centro del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) de El Paso, en Texas (EE.UU.).

En entrevista concedida a CiberCuba, De los Ríos pide al Gobierno norteamericano que su hijo no sea deportado a la Isla porque allí sólo le esperan problemas políticos. “Quiero que se quede en Estados Unidos. Queremos libertad y que lo suelten”, dijo a este diario.

Freddy Jesús Rodríguez recibió una orden de deportación a Cuba el 14 de noviembre de 2019, pero no ha podido ser enviado a la Isla porque las autoridades cubanas no autorizan el traslado. Tampoco ha sido puesto en libertad.

El abogado que la familia ha pagado con ayuda de la comunidad de emigrantes de Cabaiguán en Miami presentó un habeas corpus, un procedimiento legal que permite que el detenido pase inmediatamente ante el juez para que éste decida sobre la legalidad de su arresto. Pero tanto la Corte federal como el ICE respondieron que en cuanto Cuba abra sus fronteras deportarían a Freddy Jesús Rodríguez.

A su madre le preocupa que el joven sea hipertenso a sus 31 años; que en el centro del ICE se haya contagiado de coronavirus y que en estos momentos el paso de Texas sea un punto neurálgico de la pandemia.

Freddy Jesús Rodríguez salió de Cuba el 24 de marzo de 2019 en dirección a México. Tras pasar 10 días en Juárez, el 9 de abril del año pasado entró en el centro de detención del ICE de El Paso, en Texas.

A continuación vino un periplo por otros centros de detención en Nuevo México, Luisiana, Florida y otra vez a El Paso, donde tramitó su solicitud de asilo, que fue denegada. Él la recurrió, pero le llegó la orden de deportación antes de que se resolviera el recurso. “La apelación se perdió”, dice su madre a CiberCuba.

Luego de la denegación de asilo, su familia contrató un abogado para conseguir que Freddy sea puesto en libertad. Éste ha sido claro con ellos y les ha dicho que todas las vías legales han sido agotadas y sólo la presión de las redes sociales le puede ayudar a demostrar que él puede estar libre y que no será una carga para los EE.UU.

Olga Lidia de los Ríos no quiere que otras madres cubanas pasen por lo que ella está sufriendo. Por eso ha enviado un mensaje a los jóvenes cubanos que tienen en mente iniciar la aventura migratoria que ha emprendió su hijo. “Yo les digo que no lo hagan porque las madres sufrimos mucho. Si no les gusta el sistema, busquen otra manera de liberarse que no sea ésta, porque ésta es muy dura”, señaló.

En 2018 el ICE expulsó de Estados Unidos a 463 cubanos. El año pasado esa cifra aumentó a más del doble hasta alcanzar las 1.179 órdenes de expulsión. Es la quinta cifra más alta, por detrás de nacionales de Guinea Ecuatorial (18.981), ecuatorianos (2.253), dominicanos (2.186) y brasileños (1.770).

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.