Entra en cirugía el ex preso político cubano Ramón Arboláez

Arboláez abandonó la isla cárcel el 18 de noviembre de 2016, con su esposa y dos hijos rumbo a Trinidad y Tobago, con la esperanza de poder llegar a Estados Unidos de forma legal.

Opositor cubano Ramón Arboláez 

El ex preso político cubano Ramón Arboláez, quien padece un cáncer bucal bastante fuerte y está ingresado en un centro hospitalario de Miami, entró a cirugía a primera hora de este lunes 19 de octubre, con la esperanza de poder darle continuidad a su tratamiento. El ingreso del disidente fue informado por la periodista Maite Luna, quien además pidió a todos los cubanos unirse en oraciones.

“Nuestro hermano Ramón Arboláez está en cirugía en estos momentos. Necesitamos oraciones aunque sabemos que el Todopoderoso está en control”, dijo.  De inmediato el post comenzó a llenarse de mensajes esperanzadores para el ex preso político, quien llevó a cabo una ardua jornada para poder ingresar a Estados Unidos.

El viacrucis de Ramón Arboláez

Arboláez abandonó la isla cárcel el 18 de noviembre de 2016, con su esposa y dos hijos rumbo a Trinidad y Tobago, con la esperanza de poder llegar a Estados Unidos de forma legal. Sin embargo fue sorprendido por la derogación de la política “Pies Secos/Pies Mojados” por parte de Barack Obama el 12 de enero de 2017.

Esto lo obligó a replantearse su futuro, por lo que intentó continuar haciendo vida en la nación caribeña, pero no fue fácil. El ex preso político cubano, que por décadas se enfrentó a la dictadura comunista de Cuba, intentó ser reconocido como refugiado por parte de la ACNUR, por lo que él junto con otros cubanos llevaron a cabo una manifestación frente a la sede del organismo.

“Allí, en octubre de 2017, me reconocen mi estatus de refugiado político. Pero es una isla muy pequeña y los refugiados deben presentarse en un tercer país porque no tienen condiciones para albergar a refugiados”, comentó en entrevista con Diario Las Américas.

Ramón Arboláez fue trasladado a un hospital donde recibe atención médica

Pese a eso, el futuro en Trinidad y Tobago no era prometedor, por lo que decidió emprender su camino a Estados Unidos, pero primero debía pasar un país hostil, Venezuela. “Entonces decidimos salir en lancha, de forma ilegal, rumbo a Venezuela. Pero la Guardia Nacional chavista me bajó del autobús que se dirigía a la frontera con Colombia y me separaron de mi familia”.

Estuvo dos días detenido en una estación policial mientras su familia estaba en Cúcuta, ciudad fronteriza entre Venezuela y Colombia. Fue liberado en Caracas donde estuvo deambulando por varios días hasta que su esposa logró contactar con un coyote que lo llevaría hasta Medellín.

“En Medellín pude coger un bus hasta la playa de Necoclí, y encontrarme con mi familia en un campamento montado a la orilla de la playa, en espera de abordar una lancha que nos trasladaría a Puerto Obaldía, una pequeña isla muy cerca de la selva de Darién”.

Luego de la brutal ruta centroamericana, llegaron a México para pedir protección por persecución política que le fue otorgada. Pero de pronto, en enero de 2020, comenzó a perder peso sin saber que tenía una enfermedad muy invasiva en su organismo, cáncer.

«Tuve meses esperando para saber qué enfermedad padecía. Luego comenzó la pandemia del coronavirus y me trasladaron de Palenque a la ciudad de Monterrey. Estuve varios meses sin atención médica. Pero gracias a Dios, una periodista de Miami, Maite Luna, que seguía mi caso, pudo contactar a funcionarios de ACNUR en México para que yo fuera atendido por mi enfermedad”.

El opositor logró cruzar la frontera junto a su esposa y dos hijos menores.

En vista de que en México no estaba recibiendo la atención médica necesaria, se acercó a la frontera de Reynosa con Estados Unidos para solicitar una visa humanitaria debido a su situación. “El viernes 24 de julio me presenté por una visa humanitaria, debido a que mi vida peligra por el cáncer que padezco. Gracias a unas monjas católicas que me pagaron un hotel pude hacer la gestión, que fue baldía pues no aceptaron que lo hiciera en la frontera”.

Tras el largo proceso y el haberle denegado una visa humanitaria por primera, hace pocas semanas Ramón Arboláez logró entrar a Estados Unidos, estuvo detenido en un centro para migrantes y luego fue liberado para ser trasladado a un hospital en Miami donde recibe atención médica.

Tomado De Cubanosporelmundo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.