Encontronazo entre policías y exiliados cubanos que se oponían a una caravana procastrista en Miami

Ante la caravana de la procastrista Puentes de Amor, los exiliados exigieron la libertad de los presos políticos y condenaron la represión de quienes disienten en Cuba.

Participantes de la caravana contra el embargo promovida por el procastrista Puentes de Amor. FACEBOOK

Exiliados cubanos en Miami realizaron este domingo en la ciudad de Coral Gables una manifestación en protesta por una iniciativa del grupo procastrista Puentes de Amor, que realizó una caravana contra el embargo en la propia ciudad.

Las protestas de ambos grupos chocaron en la avenida 901 Ponce de Leon Boulevard, donde se produjo la quema de una bandera del 26 de Julio que desencadenó un enfrentamiento entre activistas anticastristas y la Policía.

Reportes en redes sociales dan cuenta de que los seguidores de Puentes de Amor, que lidera Carlos Lazo, se presentaron con carteles con reclamos al presidente Joe Biden para que ponga fin a las sanciones económicas de Washington contra el régimen de La Habana.

Los participantes en la contramarcha del exilio exigieron la libertad de los presos políticos cubanos y condenaron la represión de quienes disienten. En el grupo se escucharon gritos «Patria y Vida» y acusaciones a la organización afín al régimen de facilitar el enriquecimiento de los representantes de la cúpula de poder.

Los manifestantes anticastristas calificaron la bandera del movimiento 26 de Julio quemada como símbolo de opresión en Cuba y de un movimiento «terrorista». Este momento trascendió en vídeos compartidos en las redes por los manifestantes.

Al parecer fue este el momento en que la Policía de Miami-Dade intervino para tratar de mantener la calma entre ambos grupos de manifestantes.

Algunos usuarios, como la activista Danaisy Serrano, calificaron la actuación de los policías como «abusiva». Al menos dos personas fueron detenidas después de ese incidente.

A raíz de las manifestaciones ocurridas, los alcaldes de Coral Gables, Vince Lago, y de Miami, Francis Suárez, hicieron pronunciamientos que despertaron críticas entre los exiliados.

Lago escribió en su cuenta en Twitter que su apoyo está «inequívocamente con los presos políticos y activistas que luchan por una Cuba libre y democrática«, pero dijo que, aunque «aborrezca» el mensaje que transmite Puentes de Amor, su derecho de manifestación está amparado por la Constitución de Estados Unidos.

«Puentes (de Amor) es pagado por el régimen para sacar adelante una agenda económica. Tenemos la bendición de vivir en este gran país que brinda libertad de expresión a todos. Como hijo de refugiados cubanos que huyeron de la opresión comunista, me opongo al levantamiento del embargo y al mensaje de este grupo», dijo en un hilo abierto que no pudo aplacar el malestar.

Francis Suárez, por su parte, pidió a sus seguidores en Twitter que leyeran la declaración de Lago, adhiriéndose a esta.

Jorge L. Diaz Piñeiro cuestionó en los comentarios de la publicación: «¿Quemar una bandera comunista hace que te arresten en el corazón de la comunidad del exilio? Mientras que la quema de una bandera estadounidense es celebrada como una acción que empujar los límites de nuestra primera enmienda. Algo no está bien aquí y lo sabes».

Marco Almirall pidió «respeto y justicia» para el exilio cubano y añadió: «Los hechos importan, y estamos hartos y cansados de que la Policía de Coral Gables nos trate como si fuéramos los infractores, a quienes protege todo el tiempo. Como cubano americano residente aquí, les pido que no permitan más esas manifestaciones», en referencia a la caravana contra el embargo.

En su perfil de Facebook, el líder del grupo procastrista, Carlos Lazo, acusó a los exiliados cubanos, a quienes calificó de «odiadores», de incitar la violencia el domingo. 

«¡Se armó la gorda en Miami! ¡Los odiadores atacan a la Policía de Miami! Odiadores arrestados por incitar a la violencia contra manifestantes pacíficos de #PuentesDeAmor! ¡Vamos pa’rriba del lío, por la familia cubana! ¡Nos asiste el amor y nos asiste Dios! ¡La familia es sagrada! ¡Abajo el bloqueo! ¡#PuentesDeAmor!», escribió.

El líder de Puentes de Amor, un emigrado cubano que viaja con frecuencia a Cuba y se reúne con las autoridades y voceros del régimen, incluyendo a Miguel Díaz-Canel, llamó a sus seguidores a manifestarse por todo el mundo y también a un tuitazo a favor de eliminar las sanciones contra La Habana, que él califica como «guerra económica contra el pueblo de Cuba».

Las iniciativas de Lazo reciben una atención enorme por parte de los medios oficiales del régimen cubano, que suele además subrayar las expresiones de rechazo que cosechan como agresiones de promotores del odio. 

En 2021 se reveló que Lazo opera Puentes de Amor como una ONG de conjunto con empleados del empresario cubanoamericano Hugo Cancio, también afín al régimen de La Habana.

Puentes de Amor, que tanto Lazo como la prensa oficial cubana presentan como una «iniciativa solidaria», y que ha desarrollado varias campañas a favor del acercamiento entre Washington y La Habana, está inscrita como una entidad sin fines de lucro en el directorio empresarial del Estado de Washington, donde Lazo reside.

FE DE ERRORES

Esta nota ha sido editada para aportar mayor claridad sobre lo acontecido.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%