En Trinidad construyen casas de barro a familias cubanas sin viviendas

Foto: Ana Martha Panadés en Facebook

Una técnica ancestral retomada en la ciudad de Trinidad para proporcionar viviendas a familias vulnerables ha generado polémica entre los cubanos, que la ven sin embargo como un retroceso en el desarrollo del país.

En medio de lo que fue el 20 Seminario Iberoamericano de Arquitectura y Construcción con tierra en Trinidad de Cuba, una anciana cubana identificada como Oneida Ortiz, vecina del poblado de San Pedro fue expuesta por la prensa como la feliz propietaria de una vivienda hecha con barro, como reportó la periodista Ana Martha Panadés Rodríguez.

“El mundo va en una dirección pero evidentemente Cuba va en sentido contrario”, dice un cubano ante las imágenes.

“¿Esto es serio o una broma de mal gusto?¿Una casa de madera y barro al estilo colonial en pleno siglo 21?”, reclama otra internauta.

“¡Jesucristo! ¿De qué material es el techo? Parece como una lona… Supongo que si viene un ciclón tendrá que desmontarlo y refugiarse en casa del arquitecto que lo diseñó… Alucinante”, advierte un usuario al ver el diseño.

La casa en cuestión fue el resultado del evento Seminario Iberoamericano de Arquitectura y Construcción con Tierra donde catedráticos e investigadores de más de una veintena de países de Iberoamérica y El Caribe compartieron experiencias y habilidades en cuanto al empleo de materiales alternativos y prácticas constructivas tradicionales, las cuales contribuyen a la preservación del patrimonio cultural y doméstico de estas naciones.

Oneida Ortiz del poblado de San Pedro de Palmarejo, sin una vivienda para vivir, sirvió entonces para que los arquitectos y «mecenas» que asistieron al evento practicaran «turismo solidario» en ese asentamiento del Valle de los Ingenios donde perdura la técnica de construcción denominada embarro o embarrado a partir del uso de la tierra y otros materiales naturales.

Un internauta explicó además que las viviendas se hace en colaboración con la Oficina del Historiador de la ciudad y se entregan gratis.

“En esa comunidad hay unas cuantas y los dueños están ‘muy agradecidos y felices’ gracias al proyecto de la oficina del conservador de Trinidad además son gratuitas” destacó.

Sin embargo, las críticas de los connacionales versan sobre las prioridades del Gobierno cubano que continúa priorizando la construcción de hoteles antes de crear alternativas para mejorar la crítica situación de los cubanos en cuanto al déficit de viviendas.

En Cuba, son considerados en extrema pobreza, los hogares con piso de tierra o las cuarterías donde las personas viven prácticamente sin servicios básicos.

Al cierre de 2021, casi 90 000 viviendas en Cuba tenían piso de tierra y miles de personas viven en más de 8900 cuarterías, según dio a conocer directora nacional de Vivienda, Vivian Rodríguez Salazar, durante una reunión de Gobernadores e intendentes efectuada en la isla.

El régimen cubano admitió que la situación de la vivienda es grave en la mayor de las Antillas y la calificó de “compleja”. Según las cifras expuestas de manera oficial, en 2021 solo se cumplió en el 47 por ciento del plan de construcción previsto para ese año.

La propuesta de edificación para 2022 es de 38 000 viviendas, algo efímero cuando en el país existen además de las casi 90 000 casas con piso de tierra, otros 48 293 hogares afectados por fenómenos climatológicos (de ellos el 66 % son derrumbes totales). 

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%