En plena oleada migratoria, el Gobierno de Cuba autoriza la importación de motores para embarcaciones

También permite sacar del país hasta 5.000 pesos cubanos o MLC, de los 3.000 hoy vigentes.

Inspección de equipaje en el Aeropuerto Internacional José Martí, de La Habana. ISMAEL FRANCISCO CUBADEBATE

Las autoridades aduanales cubanas anunciaron que autorizarán la importación por los residentes en la Isla de motores para embarcaciones, siempre y cuando estos no tengan una potencia superior a los diez caballos de fuerza.

Al intervenir en el espacio televisivo de la «Mesa redonda» el jueves, el director general de la Administración Marítima de Cuba, Miguel Pineda López, dijo que la medida beneficia a personas naturales cubanas y extranjeras residentes permanentes en la Isla, y el trámite correspondiente debe presentarse en las Capitanías de Puerto donde esté inscrita la embarcación.

Además, la importación se realizará dentro del límite en valor establecido para la importación sin carácter comercial, según la legislación vigente.

La decisión se adopta cuando el país vive su peor crisis migratoria desde 1993 y durante jornadas en las que la escasez de combustible se ha agravado.

Pineda López indicó también que en el momento de pasar el motor por la Aduana es obligatorio presentar el correspondiente permiso de importación emitido por la Capitanía de Puerto.

Entre otras presuntas medidas de «actualización» de las políticas aduaneras, varios funcionarios presentes en el programa anunciaron, por ejemplo, que en lo adelante podrán sacarse del país hasta 70 tabacos torcidos sueltos, en vez de los 50 hoy permitidos.

Asimismo, la secretaria del Banco Central de Cuba, Marta Lussón Argüelles, anunció que el límite para la exportación e importación libre de pesos cubanos asciende de 2.000 a 5.000 pesos. Igual cifra se autorizará a sacar del país en moneda libremente convertible (MLC).

Ello supone un incremento desde los 3.000 hoy autorizados, porque en el caso de importación de divisas, puede hacerse sin límites.

El Jefe de la Aduana General de la República, Nelson Cordovés Reyes, dijo que en 2021 fueron despachados a través de esa autoridad 6.5 millones de bultos, aunque reconoció que hubo atrasos en esas gestiones.

Cordovés Reyes dijo que la exención de aranceles a las importaciones de alimentos, medicinas y productos de aseo, adoptada en 2021 después del estallido social del 11J, seguirá vigente. No mencionó si será prorrogada nuevamente a mediados de año, cuando venza su extensión.

Ante la grave crisis que viven los cubanos, la importación de toda clase de productos de primera necesidad constituye el único canal de suministro, de ahí la proliferación del turismo de compras y de una tupida red de empresas que hacen envíos a Cuba, de la que dependen la mayoría de los emigrados para ayudar a sus familias en la Isla. 

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%