En medio de los apagones, el Gobierno recuerda las fuentes renovables y culpa al embargo de EEUU de su atraso en Cuba

Una organización no gubernamental subordinada al Gobierno cubano recomienda que en cada provincia se puedan adquirir, de forma asequible en moneda nacional, sistemas fotovoltaicos.

Granja solar inaugurada en Cuba en 2019, financiada por la Agencia Internacional de Energías Renovables y el Fondo de Abu Dhabi para el Desarrollo. WORLD ENERGY TRADE

Cuba tiene condiciones para llevar a cabo un desarrollo energético sostenible y contribuir a la solución de la actual situación electro energética nacional, afirma la Sociedad Cubana para la Promoción de las Fuentes Renovables de Energía y el Respeto Ambiental (CUBASOLAR), presidida por el Doctor en ciencias Luis Berriz Pérez, miembro de la Academia de Ciencias de Cuba, según informa la estatal Agencia Cubana de Noticias, justo cuando los cubanos sufren prolongados apagones que ya provocaron protestas en varios puntos del país.

La afirmación llega ocho meses después de que el medio oficial Granma reconociera que las inversiones en el sector de las energías renovables en Cuba llevaban un atraso del 40%. Para entonces, octubre de 2021, los cubanos llevaban más de tres meses enfrentando apagones.

Sin embargo, CUBASOLAR sostiene, según ACN, que Cuba cuenta con suficientes fuentes renovables de energía, posee un personal altamente calificado y «un arraigado sistema social del pueblo y para el pueblo».

Con esos tres factores, dice la organización, que ACN describe como «no gubernamental», el país está «a la vanguardia mundial» y solo está escaso de recursos financieros. De esta carencia, el culpable sería «el bloqueo económico, financiero y comercial de Estados Unidos, recrudecido hasta en tiempos de la pandemia de la Covid-19», dice CUBASOL, recurriendo al pretexto preferido de las autoridades cubanas para justificar su ineficiencia.

La organización aconseja «proseguir la implementación de medidas de ahorro y eficiencia energética» y «dar preferencia en cada municipio al uso de los residuales, ya sean de origen animal o vegetal, tanto para la producción de electricidad o calor para la cocción de alimentos».

No obstante, consideró fundamental establecer índices de consumo de energía procedente de fuentes fósiles, tanto de derivados del petróleo como de electricidad a nivel nacional. La organización opina que deben distribuirse los recursos financieros necesarios a los organismos y a los municipios y no se les debe quitar si ahorran o utilizan fuentes renovables de energía.

CUBASOLAR acotó que la Unión Eléctrica debe distribuir electricidad en la cantidad y calidad requerida en cada momento, incluida la acumulación, y «cambiar la actual tarifa eléctrica por una que estimule el ahorro», principalmente en el horario pico y permita la climatización en el nocturno.

La organización olvida que con la actual tarifa eléctrica los cubanos pagan precios muy elevados por la electricidad y que ya están obligados a ahorrar, porque la inflación y la escasez hacen que los salarios no alcancen.

La organización considera imprescindible la formación de empresas importadoras, por lo menos una en cada provincia, donde se puedan adquirir de forma asequible en moneda nacional, sistemas fotovoltaicos, aerogeneradores y otros equipos e industrias locales que produzcan calentadores de agua, secadores solares, digestores de biogás y otros equipos similares.

Sin embargo, la posibilidad de adquirir esos sistemas en moneda nacional parece aún muy lejana. En agosto del pasado año, el ministro de Energía y Minas, Liván Arronte Cruz dijo que entre las medidas implementadas para potenciar las fuentes renovables de energía en el sector residencial se encontraba la venta por comercio electrónico de sistemas fotovoltaicos, así como en las tiendas especializadas de CIMEX, como Colorama, en Moneda Libremente Convertible (MLC)a la que la mayoría de los cubanos no tiene acceso.

CUBASOLAR también considera importante climatizar locales, tanto para el desarrollo del turismo como de trabajo, almacenes e inclusive para el confort de las viviendas, por medio de agua enfriada con energía solar; levantar pequeñas hidroacumuladoras solares para la estabilización del ciclo producción-consumo de la electricidad, y organizar de cursos de formación en la producción, uso y almacenamiento de la energía local en sus manifestaciones, así como en eficiencia energética en cada organismo y municipio.

Según la nota de ACN, CUBASOLAR advierte que «si importante es producir electricidad, lo más importante es ser eficientes y ahorrar, o sea, no despilfarrar», aunque los cubanos, que casi pasan más horas a oscuras que con luz, no tienen ninguna electricidad que despilfarrar.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%