En medio de la escasez de medicamentos en Cuba, autoridades advierten sobre comprar fármacos en el mercado negro

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

La orden ante la falta de productos como el clordiazepóxido y el nitrazepam es sustituirlos por fórmulas a base de yerbas que se preparan en las farmacias.

Medicamento cubano (izq) y el frasco del fármaco vendido en el mercado negro. JUVENTUD REBELDE

En plena escasez de medicamentos en Cuba, las autoridades han pedido a la población abstenerse de consumir medicamentos que no sean dispensados en la red nacional de farmacias y han emitido alertas ante la venta de fármacos, supuestamente procedentes de Haití, que han producido efectos adversos en quienes los han tomado.

El diario oficial Juventud Rebelde publicó el domingo un trabajo que recoge el testimonio de varias personas en la provincia de Holguín que se vieron obligados a comprar en el mercado negro Clordiaze Poxido de 10mg (entre 10 y 15 CUC por un frasco de 100 tabletas) y al consumirlas sufrieron malestares como alteración, insomnio, visión borrosa, mareo, entre otros.

Deisy Guerrero, Jefa de Medicamentos y Tecnología de la Dirección Provincial de Salud, dijo que en Cuba el clordiazepóxido y el nitrazepam (ansiolíticos) se comercializan en blíster de diez píldoras generalmente y negó que este frasco que se ha estado vendiendo sea el mismo producto que se receta en la Isla.

«En nuestro país, ahora no se expenden en frascos, como sí ocurre en otros países donde también se fabrican», detalló.

La funcionaria admitió que ambos medicamentos han estado en falta y en baja cobertura desde hace varios meses en las farmacias holguineras. A quienes los necesitan por prescripción médica, se les indica sustituir esos fármacos por tinturas que se preparan en las unidades especializadas, con fórmulas de la Medicina Natural y Tradicional.

El frasco que muchas personas han estado adquiriendo (Clordiaze Poxido) en realidad es un mucolítico bronquial, totalmente ajeno al grupo de los sedantes-ansiolíticos al que pertenece el clordiazepóxido común.

Por su parte, Cándido Pérez, jefe de la Aduana de Holguín, dijo sobre la entrada de medicamentos: «Ninguna importación de personas naturales, como viajeros o mediante cargas, tendrá carácter comercial. La Aduana cumple indicaciones de los organismos rectores de cada actividad, en este caso el MINSAP».

Pérez afirmó que la Resolución 131 del MINSAP establece un autorizo de importaciones no comerciales de medicamentos de hasta diez kilos, libre de aranceles, siempre que vengan en envases originales y sellados.

«Puede que estén abiertos, pero con la prescripción facultativa de respaldo a su consumo. Si no está prohibida su entrada al país, se podrán importar, siempre que no se aprecie una cantidad reiterada de un mismo producto que presumiblemente genere otro fin, exceptuando el caso de los destinados a tratamientos prolongados», añadió.

Dijo que «tanto el clordiazepóxido como el nitrazepam se incluyen en la lista del MINSAP de sustancias restringidas en su entrada a Cuba. Como se actúa en frontera, si se detecta que una persona natural trata de introducirlos, se procede al decomiso de estos. La Aduana posee definición de a quién se le entrega cada artículo decomisado, y los medicamentos se dan a la Empresa de Suministros Médicos».

Procedimientos penales

Reynaldo Castellano, fiscal jefe del departamento de Procesos Penales en la Fiscalía Provincial de Holguín, dijo que «entre las conductas que requieren de un enfrentamiento enérgico (…) figura el tráfico y la venta ilícita de medicamentos«.

El funcionario reconoció que, «de 2018 a 2021, ha sido una figura en ascenso».

En palabras de Castellano, erradicar el delito «no es solo responsabilidad de la PNR, el MININT, la propia Fiscalía o los Tribunales, sino también del pueblo».

El desabastecimiento de medicamentos genera el tráfico de estos productos en el mercado negro. Mientras a las farmacias continúan sin llegar los fármacos, hay quienes se aprovechan para lucrar y también personas obligadas adquirirlos de esta manera. 

El fiscal dijo que también saben «de personas que introducen fármacos desde el exterior cuya procedencia, licitud y veracidad carecen de certificación».

«Esto, lógicamente, puede acarrear afectaciones severas en la población, y también es penalizado», advirtió.

El enfrentamiento a ese delito encuentra respaldo legal en el artículo 228, apartado uno, del Código Penal, donde se especifica que la sanción es de privación de libertad de tres meses a un año o multa de 100 a 300 cuotas (o ambas) para quienes, entre otras violaciones, realicen cualquier actividad de producción, transformación o venta de mercancías no autorizada en forma expresa por disposición legal o reglamentaria.

En Holguín, a la mayoría de las personas juzgadas por tráfico y venta ilícita de medicamentos se les ha impuesto multas en cuantías severas, en dependencia de las características de los acusados, dijo Castellano.

Advirtió además que en los casos en que se demuestren lesiones por el uso de esos productos, la persona que efectuó la venta y sus suministradores incurren en delitos de mayor gravedad. Incluso puede llegar a tipificarse como homicidio si el uso del fármaco produce la muerte como causa directa o indirecta.

Al cierre de junio del año pasado se reportaban 116 medicamentos en falta en Cuba, 87 de producción nacional y 29 importados. Las autoridades culpan de esta situación al embargo estadounidense y a la escasez de combustible en la Isla para transportar medicinas.

En el mes de julio, José Ángel Portal, ministro de Salud Pública, y Eduardo Martínez Díaz, presidente de BioCubaFarma, recurrieron a las «alternativas terapéuticas», sobre todo aquellas relacionadas a la Medicina Tradicional Natural, que desde hace años se promueven en Cuba como solución a la falta de fármacos.

Tomado De DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.