Imagen del menor agredido

Un adolescente cubano de 15 años recibió un machetazo en la cabeza el pasado 7 de octubre en General Carrillo, un pequeño pueblo de algo más de 2 600 habitantes, en el municipio de Remedios, provincia de Villa Clara (Cuba). Su presunto agresor está en libertad bajo fianza y se pasea por el pueblo negando su implicación en los hechos.

Hasta el momento, la Policía Nacional Revolucionaria no ha llamado declarar a los testigos de la agresión ni los familiares de la víctima tienen noticias de que se esté investigando el caso. De hecho, al padre del niño, René Orta Flórez, no le permitieron interponer una denuncia en la PNR porque le dijeron que ya la habían puesto de oficio.

Los hechos ocurrieron en torno a las diez de la noche, cuando un grupo de adolescentes de entre 15 y 16 años del pueblo, decidió ir a tocar fotutos en la puerta de un vecino del pueblo.

Se trata de una antigua tradición que consiste en hacer sonar el cuerno de un buey o con un caracol cobo frente a la casa de quienes contraen matrimonio en segundas nupcias o quienes hacen las paces con su pareja luego de que ésta haya tenido otra relación. El fotuto para en cuanto el agraviado ofrece una botella de ron.

Esa noche el hijo de René Orta Flórez y sus amigos fueron a tocar fotutos al barrio de Las Garzas, en General Carrillo, cuando el menor de edad fue perseguido por un señor con un machete en la mano, que terminó alcanzándole de un golpe en la cabeza. “El muchacho se vio entre la vida y la muerte”, cuenta a CiberCuba un vecino de los padres de la víctima.

El adolescente tuvo suerte de que ese día funcionaron como un reloj la atención primaria en General Carrillo y también en el policlínico de Remedios. Después de prestarle los primeros auxilios, el niño fue enviado con urgencia al hospital pediátrico de Santa Clara.

Como resultado de la agresión, el hijo de René Orta ha perdido el 50% de la audición de un oído y los médicos dan por hecho que la sordera irá a más. Además, le han dicho que hasta que no cumpla 20 años no podrá someterse a una operación para ponerle platino en el hueco de 8 centímetros que le ha quedado en la cabeza. “Sólo lo cubre el pellejo”, dice este vecino.

Por el momento, el niño no puede coger sol, en una Isla donde el sol está en todas partes. Su invalidez es total.

Imagen del machetazo recibido en la cabeza

Lo que más enervó a la familia del menor agredido fue que el mismo día que fue dado de alta en el pediátrico, su agresor quedó en libertad bajo fianza. “Ahora se pasea como si nada entre los transeúntes de la localidad”, añade el vecino en declaraciones a CiberCuba.

“El padre del niño se pregunta si hay justicia o si General Carrillo es un mundo aparte y quiere saber adónde puede acudir para que le escuchen”, añade este allegado de la familia.

“La violencia y más en un menor debe tomarse en serio, pero parece que para unos existe la justicia y para otros no”, apunta en alusión a casos ocurridos en Carrillo, que no detalla.

La familia del niño agredido cuestiona no sólo la actuación de la Policía sino también de la Fiscalía. Por eso el padre del menor quiere que “esto llegue adonde tenga que llegar”.

Otras fuentes consultadas por este diario piden prudencia y que se investigue bien el caso para evitar que sea acusada injustamente una persona que no intervino en los hechos.

El vecino que se ha puesto en contacto con CiberCuba teme que si la Policía no toma cartas en el asunto, General Carrillo reviva el bíblico “ojo por ojo y diente por diente”.

Éste no es el primer caso que conocemos de agresiones a menores de edad en Cuba en las que las víctimas quedan indefensas y los agresores, en libertad. Ocurrió hace unos días en el Cotorro, cuando una niña de 13 años fue violada en manada por cinco hombres. Tres de ellos quedaron en libertad con medidas cautelares y dos ni siquiera fueron llamados a declarar porque la Policía no tenía transporte.

Hasta que la madre no denunció los hechos en las redes sociales, los violadores no fueron detenidos. Ocurrió un mes después de la agresión.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.