Actualidad, acontecimientos y lucha continua por una Cuba Libre
RegistrateInicia Sección
*Foto referencial

Tras varios días de ingreso en el hospital Miguel Enríquez, conocido como La Benéfica, en el municipio habanero de Diez de Octubre, falleció la madrugada de este 24 de marzo el capitán de barco condenado a cadena perpetua Sabino Serrano López.

Una fuente cercana dijo a CubaNet que Serrano López tenía líquido en el vientre, que hacía varios días no defecaba, y que los médicos reportaron como causa de muerte un infarto.

“Sabino, de 70 años, murió sin ser operado, a pesar de que en su estado tan avanzado posiblemente la única solución hubiera sido la amputación para evitar la muerte por gangrena, como indicaban sus intensos dolores y el ennegrecimiento de sus pies”, dijo el rotativo.

En tanto añadió que el propio Sabino Serrano López les comunicó en llamada telefónica que el pasado 1ro de marzo que lo habían llevado por segunda vez a la sala de urgencias del Calixto García, debido a los fuertes dolores que le aquejaban.

“En la primera ocasión, el médico de guardia le había dicho que la única solución posible para su caso, la amputación, requería de trámites que quedaban a criterio de las autoridades penitenciarias”, explicó.

En esa segunda visita al Calixto García lo inyectaron, le dieron cuatro pastillas y lo llevaron de vuelta al hospital del Combinado del Este.

Al amanecer del martes lo sacaron de allí y lo regresaron a su celda en la sección 47, donde se encuentran los condenados a prisión perpetua.

Después, el jueves 4 de marzo, su compañero de celda informó vía telefónica que, según uno de los guardias, Serrano había sido sacado del hospital porque había muchos casos de coronavirus.

“A través de él supimos además que el capitán de barco tenía tanta inflamación en las piernas que apenas se le notaban los dedos. También presentaba cambio de coloración en la piel, desde rosado grisáceo cerca de las rodillas hasta negro en los pies, y sus dedos pulgares se veían como reventados”, denuncia el rotativo.

Sufría “de terribles dolores y súbitas y penetrantes punzadas, y en general se veía muy depauperado”.

“De los 22 años que estuvo encarcelado en prisiones cubanas, Sabino Serrano pasó al menos los últimos 20 en el Combinado del Este, y nunca recibió tratamiento médico efectivo y oportuno para su padecimiento circulatorio”, asegura Cubanet.

Asimismo refiere que fue condenado en 1999 a prisión perpetua por un supuesto delito de tráfico de personas tras sobrevivir al hundimiento por tropas guardafronteras cubanas de la embarcación que pilotaba, lo cual dio al traste con el deceso por ahogamiento de una madre cubana de 36 años y su pequeño de 4.

TOMADO DE CUBITANOW

Share This
A %d blogueros les gusta esto: