Al día con Florencia, Cuba y el Mundo

En Cuba ‘todos somos jineteros’, la reacción de Alexis Valdés a los ataques oficiales contra Yotuel Romero

‘Un poco de respeto por el sacrificio y el dolor de vuestro propio pueblo. Vergüenza debería dar hablar así de nuestra propia gente’, escribe en Instagram.

Alexis Valdés. ALEXIS VALDÉS/INSTAGRAM

El humorista Alexis Valdés reaccionó a los ataques de medios oficiales y voceros del régimen cubano contra los intérpretes del tema “Patria y Vida”, en especial al calificativo usado contra el rapero Yotuel Romero, al que calificaran como “jinetero“, debido a su relación con la artista española Beatriz Luengo.

En una serie de comentarios en su perfil de Instagram, Valdés aseguró que conoce bien el fenómeno porque “trabajaba en los cabarets de La Habana en los 80 cuando todo comenzaba. Las jineteras no eran más que chicas con ganas de divertirse y de tener acceso a ciertas cosas que no tenían. (…) Cosas a las que solo te podía ‘invitar’ un extranjero”.

“¿Era eso un delito? ¿Era eso indigno? Por supuesto que no. Eran chicas que tenían ganas de disfrutar su juventud. Venía un señor de otro país que podía estar en el hotel donde ella no podía, que podía comer en el restaurante que ella no podía, que podía ir a las discotecas que ella no podía, y por supuesto, para ella el señor era Superman”.

“Y Sabina les dedicaba versos, Willy Chirino también. Y llegado un momento, el Gobierno que en un inicio las persiguió, las dejó seguir en un estado de cuasi-legalidad, porque sabían que era un gran atractivo para los turistas. ¿A qué iban si no tantos hombres solteros a Cuba? ¿A la playa? Por favor. ¿Saben cuántas playas hermosas hay por todo el mundo?”, subrayó.

El humorista recordó que la legitimación del turista extranjero por encima de los ciudadanos cubanos fue prohijada por las políticas oficiales y por la precariedad de la vida cotidiana en la Isla. 

“En España hasta se puso de moda que las artistas más famosas se traían un cubano y aquello se volvía el atractivo de la prensa del corazón. (…) La frase más común era ‘¿Sabes quién se trajo un cubano?’ Y a los que habíamos venido como artistas, como yo y el mismo Yotuel, nos molestaba que en todas las entrevistas nos preguntaran por eso. (…) Un día un taxista me dijo ‘¿Qué es lo que tenéis allá abajo que las tenéis locas? Y yo le dije: ‘perdón, señor, yo no tengo nada que ver con eso’, y me respondió: ‘vamos, vamos, cubanito, que todos sois iguales’. Y esa era la imagen que tenía el pueblo español de los cubanos”.

Valdés recordó que en los mismos cabarets donde vio a esas personas también se topó con “muchos representantes del Gobierno (…) bebiendo y comiendo y disfrutando con aquellos extranjeros empresarios que venían hacer negocios a Cuba”.

“¿Qué quiero contar con esto? Solamente un pedacito de una gran verdad. Todos fuimos jineteros. Todos tuvimos un amigo extranjero que nos compró algo. Incluso hoy en Cuba mucha, muchísima gente, para sobrevivir recibe dinero cosas y ayuda de gente que vive en el extranjero. Y si no, pues no viven. ¿Es indigno eso? ¿Es todo el pueblo indigno?”, inquirió.

“Entonces acusar a Yotuel Romero o a cualquiera de jinetero es una estupidez. Porque un país donde ser jineteros es una forma común de ganarse la vida, no puede acusar a alguien de jinetero. (…) Nuestro país se volvió jinetero por necesidad material y falta de sueños. Esa es la gran verdad que nunca dirán en el Noticiero de Televisión”.

“Como también decía Serrat ‘… más cuidado donde tocan’. Un poco de respeto por el sacrificio y el dolor de vuestro propio pueblo. Vergüenza debería dar hablar así de nuestra propia gente”, culminó su comentario.

La canción “Patria y Vida”, que unió a los artistas Yotuel Romero, Gente de Zona, Decemer Bueno, Maykel Osorbo y El Funky, ha provocado una oleada de ataques, ofensas y difamaciones del régimen cubano tanto contra sus intérpretes como contra los cubanos que la han asumido como un himno.

Solamente el lunes, la vivienda de la activista Anyell Valdés, donde reside con varios niños y su madre anciana, fue atacada por una turba organizada por la Seguridad del Estado, quienes entre otras acciones de violencia cubrieron con pintura la frase, que los residentes en la casa habían pintado en su fachada.

El mal gusto del régimen cubano, mezclado a su homofobia y sus mensajes de odio, parece ser la única respuesta a la que atina ante cualquier iniciativa cívica o artística que le cuestione.

Tomado De DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: