Actualidad, acontecimientos y lucha continua por una Cuba Libre
RegistrateInicia Sección

Parece que nos alivia imaginar que tuvimos como país comunista un momento de gloria y que quizás (solo quizás) lo tendremos de regreso.

Foto del autor

LA HABANA, Cuba. – Uno de los peores males que dejan las crisis económicas agudizadas es que nos hacen fantasear con un pasado reciente de prosperidad que jamás fue. Este “síndrome de memoria desbordada”, que solo revela nuestra profunda y peligrosa desmemoria como nación, lo hemos padecido varias veces en más de medio siglo de carestías y desabastecimientos, de fracasos políticos que conducen a catástrofes económicas. Como si camináramos en círculo con toda consciencia de que no avanzamos, pero bajo el consuelo de que al menos estamos en movimiento. 

Nos alivia imaginar que tuvimos como país comunista un momento de gloria y que quizás (solo quizás) lo tendremos de regreso. Que lo malo que hoy sucede es circunstancial, excepcional y no el verdadero “estado natural” de un sistema que, con presiones externas o sin ellas, solo produce y reproduce ruinas en su terquedad de ser cada día una dictadura más eficiente, ya que no logra ser tan eficaz como quisiera. La maldita circunstancia del internet y las redes sociales por todas partes han fastidiado el negocio del control ideológico absoluto.

Por eso acuden a la “eficiencia”, erróneamente empleada como sucedáneo de la “eficacia”. Dos términos que por su raíz etimológica parecen significar lo mismo, pero no es así. Confundirlas puede ser catastrófico y es lo que ha pasado en Cuba desde que el Partido Comunista se instaló en el poder.

La eficacia no puede ser sustituida con mayor eficiencia porque no hay nada más inútil que “hacer muy bien” algo que no reporta ningún tipo de valor. La eficiencia es hacer las cosas tal cual las planificamos, aunque estén mal, mientras la eficacia es hacer lo que se debe hacer para obtener un resultado positivo. Eso vale para todos los aspectos de nuestra vida.

En tal sentido, la terquedad del Partido Comunista es tan proverbial como criminal en su magnitud, pero la culpa y la responsabilidad de lo que nos sucede como país, aunque nos tiente concentrarlas en ese grupito que lleva las riendas, también nos toca a todos en mayor o menor medida. A los cubanos de adentro y a los de afuera, pero mucho más a esos que una y otra vez cometen el error de olvidar y al mismo tiempo delirar con que hubo momentos de bonanza en estos últimos 60 años, que eliminado el embargo se soluciona el problema, incluso que coleros, revendedores, especuladores y estafadores son un fenómeno exclusivamente del presente.

Estamos los que somos culpables por olvidar los racionamientos, las discriminaciones, las razones que nos obligaron a emigrar o a quedarnos atrapados en la isla-prisión, las absurdas regulaciones migratorias (mucho más parecidas a un chantaje) que nos impidieron retornar o asistir a los 15 de la hija o al funeral de la madre, los fingimientos ideológicos, las madrugadas durmiendo en una cola para entrar al mercado Centro y las tiendas Amistad, Yumurí o Primor; los sofocones persiguiendo a un extranjero y escondiéndonos del policía para adquirir un dólar o comprar en una “diplotienda”.

Somos culpables por afirmar o apoyar el mito de que, mientras fuimos mantenidos por los soviéticos, hubo “de todo” en los mercados, que el salario nos alcanzaba, que la moneda nacional tuvo valor total cuando la realidad es que, entre amenazas, golpes, miedos y mucha consigna, fuimos entrenados en la resignación, el conformismo, en la máxima reducción de nuestras perspectivas y expectativas como seres humanos pero, al mismo tiempo, en la simulación, el camuflaje, ¡en la traición a nosotros mismos!

Somos culpables cuando pensamos que no más ayer el CUC nos abría las puertas al “paraíso” y que nuestro “lujo” máximo era “no buscarnos problemas con el gobierno”, viajar como mulas a Panamá, comer el fin de semana en una paladar donde sirven comida de fonda como si fuera “alta cocina”, beber cerveza Cristal o ron “Planchao”, fumar el H. Upmann en vez del Popular sin filtro, comprar aceite y puré de tomate en la shopping, reservar un fin de semana en Varadero, vivir de una remesa.  

Sobre todo eso: “vivir de remesas”. Porque lo más irónico, paradójico y triste de nuestra realidad “socialista” es que solo quienes escaparon de Cuba a tiempo hoy pueden sentirse “ciudadanos de primera” cuando retornan con suficientes dólares en los bolsillos.

Fuimos culpables en los años 90 cuando entre apagones y hambruna, en vez de gritar “BASTA YA”, idealizamos una década de los 80 en que, igual que ha sucedido siempre, solo comía, vestía y vacacionaba bien (en el sentido de poder elegir en un amplio abanico de posibilidades) quien tuviera un pariente militar, diplomático o “dirigente” de primer nivel. 

Ni siquiera puedo incluir entre los cubanos con “privilegios” a quienes tenían un familiar en “El Norte” porque es sabido lo que pasaba (y pasa aún) en el “Comité de Defensa de la Revolución” del barrio cuando algún vecino nuestro aceptaba recibir a un familiar “gusano” en su casa. 

Con Jimmy Carter en la Casa Blanca fueron restablecidas las comunicaciones e intercambios con la mayor y más importante comunidad de exiliados. Pero igual no cambiaron mucho las cosas en cuanto al control ideológico. Ser familiar de un emigrado continuó siendo un estigma que nos limitaba el acceso a los mejores empleos o nos prohibía tajantemente ingresar en el Partido Comunista, un requisito indispensable para ser autorizados a viajar al exterior, sentarnos en una aula o para dirigir el más insignificante departamento de una empresa. 

¿O es que acaso ya olvidamos aquellas “verificaciones”, los “avales” o planillas de ingreso donde debíamos responder “NO” cuando nos preguntaban si teníamos relaciones con nuestras familias en los Estados Unidos?

Y con la pregunta me llegan otras miles que por años se han ido acumulando en mi cabeza, no porque desconozca las respuestas sino porque es mi modo personal de exorcizar demonios, castigar mis propias culpas (antiguas y nuevas) y de evitar la tentación de caer una vez más en la desmemoria. 

¿Cuándo nos llenaremos de amor propio para exigir que el gobierno deje de ser el régimen policial que nos fuerza a realizar los sueños de un partido? 

¿Cuándo entenderemos que más importante que tener un solo partido y varios tipos de moneda es tener una única moneda con valor real y muchos partidos que expresen la pluralidad de pensamientos y tendencias de una nación?

¿Cuándo obligaremos a esos que se creen dioses a dejar libre el camino a ese grupo  democráticamente elegido de gente diversa, iguales en deberes y derechos, que trabaje por que cada uno de nosotros cuente con las condiciones necesarias para realizar nuestros sueños individuales, con todos y para el bien de todos?

¿Es que no nos avergonzaremos jamás de robar, de prostituirnos y prostituir a nuestros hijos, de permanecer en silencio, de ser abusados, de ser mantenidos por nuestra familia en el exilio, de conformarnos con sobrevivir, de ser ciudadanos de segunda, de creer que salud y educación públicas son favores que nos hacen y no servicios que pagamos muy caros indirectamente con nuestros bajos salarios y “sacrificios”, de fingir bienestar a manos llenas en medio de las adversidades para intentar sentirnos “normales” y no “bichos raros” en un contexto anormal, anacrónico, ridículo?

¿Cuándo nos cansaremos definitiva y radicalmente de esos que quieren resucitar lo que ya está muerto a golpe de consignas y canciones malas?

¿Cuándo, cómo y por qué nos dejamos convertir en esto que somos?

Por el momento solo puedo ofrecer como respuesta a los desmemoriados la única verdad de la cual estoy totalmente convencido: cuando usted intenta perfumar el estiércol, usted no obtiene estiércol perfumado, usted sencillamente está desperdiciando perfume.

TOMADO DE CUBANET

Share This
A %d blogueros les gusta esto: