Las féminas forzaron la puerta de un taller estatal abandonado en la calle Villegas, entre Teniente Rey y Muralla

Según un reportaje de Diario de Cuba, las mujeres tomaron la decisión de allanar el lugar en busca de un techo para sus pequeños, tres de ellos lactantes

Ocho madres cubanas ocuparon un local abandonado el pasado viernes 13 de noviembre como medida para exigir una vivienda digna para sus familias. Las féminas forzaron la puerta de un taller estatal abandonado en la calle Villegas, entre Teniente Rey y Muralla, en La Habana Vieja, para proteger a sus 11 hijos.

Según un reportaje de Diario de Cuba, las mujeres tomaron la decisión de allanar el lugar en busca de un techo para sus pequeños, tres de ellos lactantes. Unas carecen de vivienda y no cuentan con las ayudas del régimen para su adquisición, mientras otras residen en zonas en peligro de derrumbe.

“Nos vimos en la necesidad de hacer esto porque no tenemos donde vivir. Yo, por ejemplo, he vivido en muchos lugares con mis tres hijos y estoy cansada de rodar. He ido mil veces al Gobierno a que me den aunque sea un local, y nada. No aguantamos más y nos pusimos de acuerdo para meternos aquí, pues aunque está sucio y abandonado al menos nuestros hijos no se mojan”comentó Yailén Romeu Portuondo, una de las madres

En medio de su desespero por encontrar un lugar para resguardar a su hijos, las damas encontraron un taller de herrería de la Escuela de Oficios, perteneciente a la Oficina del Historiador de La Habana. Este tenía varios años cerrado.

“Apenas nos metimos vino el intendente del municipio y un funcionario de la Dirección Provincial de Vivienda a decirnos que debíamos salir, porque si no los supuestos dueños nos sacarían con la Policía. Nosotros le hemos dicho que solo salimos de aquí si nos dan un lugar digno para vivir”,

relató Mel Balmaseda, otra de las madres cubanas

Madres cubanas claman por un techo para sus hijos

Entre los 11 niños hay tres bebés lactantes. Además, una de las jóvenes mujeres está embarazada y tampoco tiene un sitio seguro para su bebé que está por nacer.

En Cuba cada vez más familias sufren las consecuencias del comunismo

“Lo único que queremos es tener una vivienda propia donde podamos vivir con nuestros hijos, porque a las casas de dónde venimos no podemos volver. No pedimos más nada. Mientras no podamos resolver una casa digna, aquí permaneceremos”afirmó Sandra Collazo, madre de un bebé de apenas 12 meses

La situación que viven las madres cubanas sin hogar es abrumadora. Por esta razón en oportunidades anteriores se ha reportado familias enteras que han tomado locales estatales por la falta de viviendas o debido al grave estado de las que habitan.

Los miles de afectados en toda la isla claman por ayuda del régimen, pero solo obtienen atropellos por parte de los castristas, los mismos que han jurado velar por el bienestar de los ciudadanos.

Tomado De Cubanosporelmundo

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.