Ante las maniobras de la dirección del centro en su contra, y la campaña de desprestigio desatada por partidarios del régimen, el joven médico cubano Alexander Raúl Pupo Casas, renunció a continuar su carrera en el Hospital Ernesto Guevara de Las Tunas. No obstante, se reafirmó en su postura anti totalitaria y en el derecho a expresar su desacuerdo con el régimen

Ante las maniobras de la dirección del centro en su contra, y la campaña de desprestigio desatada por partidarios del régimen, el joven médico cubano Alexander Raúl Pupo Casas, renunció a continuar su carrera en el Hospital Ernesto Guevara de Las Tunas. No obstante, se reafirmó en su postura anti totalitaria y en el derecho a expresar su desacuerdo con el régimen.   

Explicó los detalles de su decisión en un comunicado que tituló “El mayor principio de un médico hacia la sociedad debe ser promocionar la salud, no los intereses de un partido”.

La publicación compartida este martes 29 de septiembre en su perfil de Facebook, comienza informando que “como era de esperarse en el día de ayer la comisión de ética del hospital dictó su fallo” en contra del profesional, estudiante residente en Neurocirugía.

“No me sorprendió la decisión, lo que más lo hizo fue el descaro de la persona que me leyó el documento diciéndome que ellos no me sancionan, que ellos solo emiten su juicio y que era competencia de otros el dictamen final”, aseguró Pupo Casas.

Sobre el funcionario del régimen que leyó las conclusiones, dijo: “estuvo en mi entrevista, y que no tuvo argumentos de ningún tipo para formular dicha acusación. Pero claro, todo lo harían para conservar su puesto de trabajo, incluso vender su alma al diablo. Yo, por mi parte espero haber sido bastante claro en mi exposición, cuando les hablé sobre lo que para mí significa ser un buen médico”.

El joven añadió que “la medicina debe sentirse más allá de toda política sucia, más que amar a una ideología”.

“Un médico decente ama su profesión por encima de todo, lucha por mejorar la calidad de sus servicios sin pausa y da lo mejor de sí a cada paciente. Ellos, desgraciadamente en ese hospital no lo entienden”.

lexander Pupo prefirió ante los ataques, intentos de coartar su libertad de expresión y el acoso laboral en su contra: “decido en el día de hoy entregar mi carta de renuncia a ese centro, dejando muy buenos amigos en mis compañeros de trabajo, en mis pacientes y en algunas personas decentes que siempre se me acercaron para brindarme su apoyo (incluso directivos)”.

El joven afirmó que deja “los servicios médicos en Tunas, pero no la medicina”.

“Yo seguiré sin pausa trabajando por mejorar como médico y como persona. Seguiré cosechando amigos, pues si de algo me ha servido toda esta dura experiencia, es para saber que quien tiene amigos ya ganó, ya lo tiene todo, ya es millonario. Ellos perdieron al médico, yo gané mi dignidad. Estaré a la espera, y brindaré mis servicios algún día en cualquier hospital que solicite mi ayuda, pero sin imponerme un pensamiento político o una ideología en la que no crea”.

Sobre su libertad de opinar y expresarse en redes sociales, aclaró: “seguiré publicando todo lo que pienso, seguiré siendo la espina en la sopa del opresor, seguiré siendo la piedra en el zapato roto de la mentira. Una vez más, este mensaje va para todos mis compañeros que piensan como yo. ‘LA REVOLUCIÓN SOMOS NOSOTROS’”.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.