El Vaticano ‘da la espada a los cubanos y además miente tan cínicamente’, lamenta un activista

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba / Italia
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
Anuncios

‘El papa ha mentido, nos ha separado por ideología, nos ha expulsado a los cubanos libres católicos de la Santa Sede, negándonos la posibilidad de pedir por Cuba’, denuncia Lázaro Mireles.

Cubanos cerca d e la Plaza de San Pedro en el Vaticano. TOMADA DEL SITIO WEB MIRADA CUBANA

La Oficina de Prensa del Vaticano declaró el jueves que a los cientos de cubanos que el domingo intentaron asistir a la misa del Ángelus oficiado por el Santo Padre en la Plaza de San Pedro se le ofreció su entrada, pero no como manifestantes. Participantes, sin embargo, calificaron la declaración como «una mentira burda».

Lázaro Mireles, coordinador en España de Somos+ y el Movimiento Acciones por la Democracia, ofreció a DIARIO DE CUBA su versión de lo ocurrido el pasado 24 de octubre y dijo sentirse «decepcionado aún más sobre cómo funciona y cómo es la Iglesia Católica».

«Que desde su seno se esté mintiendo tan burdamente es alarmante. Me imagino que el papa Francisco esté pidiendo perdón cada día por lo que ha hecho», dijo.

El activista explicó que los cubanos empezaron a reunirse alrededor de la sede vaticana desde las 6:00AM el pasado 24 de octubre.

«Hay videos que evidencian todo lo contrario de lo que ha dicho el comunicado de la Santa Sede. Hay personas que estaban en nuestro grupo que no pudieron entrar por tener una camiseta blanca. Volvieron al hotel, se cambiaron, y vestidos muy normales, sin una bandera, sin un cartel, intentaron entrar. Pero estaban revisando la documentación de todo el que entraba y si en tu documentación decía nacido en Cuba eras expulsado«, dijo Mireles.

Según el joven opositor, «una chica fue expulsada a empujones, y a otra que logró entrar le arrancaron del cuello la bandera».

El influencer Alexander Otaola declaró en una conferencia de prensa el pasado martes que durante dos meses se coordinó y se hicieron gestiones ante el Vaticano para la iniciativa.

«El Vaticano nunca contestó y, cinco días antes del acto, comunicó que no se permitían manifestaciones dentro de la Plaza de San Pedro sin ofrecer otras opciones», dijo Otaola.

«Jamás se nos dio la oportunidad de entrar como dice el Vaticano, ni como ciudadanos. No fuimos a provocar, ni a organizar nada, porque el permiso de la manifestación que se había solicitado fue cancelado. Como muchos ya teníamos pasaje decidimos ir, entrar, escuchar y orar en silencio por Cuba«, añadió Mireles a DIARIO DE CUBA.

«El contexto actual de Cuba es lamentable, porque incluso la Iglesia Católica nos da la espada y además miente tan cínicamente«, denunció.

«El Vaticano no dice que había policías armados dentro de la plaza de San Pedro. Ahí están los videos. Parece que los que han emitido ese comunicado no tienen internet. Esto es muy hipócrita«, consideró.

Según el testimonio de Mireles, en la sede conocían que los cubanos allí reunidos no iban a atentar contra la Iglesia Católica, porque eran «católicos que desde la fe iban a pedir por Cuba».

Sin embargo, ese día los oficiales policiales «dijeron que tenían una alerta de que nosotros queríamos atentar contra el Ángelus y el evento del papa. Eso es falso».

«Dijeron que nos teníamos que ir y punto, que nos iban a desalojar a la fuerza si era necesario, después de poner una barrera deprimente ante nosotros«, contó Mireles.

«Hubo un momento en que cubanos a quienes no pudimos decirles que tenían que guardar silencio, que no quisieron aceptar lo que le estaban haciendo, empezaron a gritar ¡Libertad! y ¡Patria y Vida! Cuando la Policía vio eso, intentó que nos callásemos la boca. Dijo entonces que permitiría la entrada a 50 y Otaola así lo transmitió», continuó su relato el activista.

Según Mireles, eran más de 1.000 cubanos y Otaola no pudo controlar el no que empezaron a gritar los presentes: «Si no pasábamos todos, no pasaba nadie».

Todos decidieron entonces arrodillarse y pedir por Cuba en silencio. «Cuando la gente empezó en masa a arrodillarse, ahí se preocuparon muchísimo y empezaron a intentar que nos fuésemos. Diciendo que era una vergüenza para la Iglesia, que nosotros no podíamos hacer esa protesta allí», dijo Mireles.

«Cuando nos anunciaron que nos iban a desalojar a la fuerza entonces por iniciativa de una joven cubana de Madrid decidieron acostarse en el suelo. Cuando sucedió esto entonces sí se asustaron, no sabían qué iban a hacer del desespero, pero ya no hubo manera de que detuvieran a los cubanos. No se atrevieron», afirmó el joven.

«A las 12 del día, cuando comenzó el Ángelus, Otaola pidió que se guardara respeto por la ceremonia, pero al mismo tiempo protestar. Entonces nos viramos de espalda en señal de protesta, pero muy callados, y es esa otra de las imágenes que ha recorrido el mundo estos días», contó.

«Acabando el papa Francisco de hablar empezaron los gritos de libertad y los reclamos de la sociedad civil cubana, pero fue solamente a partir de ese momento, durante el ángelus jamás se hizo una protesta, jamás se levantó la voz», aseguró.

«El papa ha mentido, nos ha separado por ideología, nos ha expulsado a los cubanos libres católicos de la Santa Sede, negándonos la posibilidad de pedir por Cuba«, condenó.

El viernes los congresistas cubanoamericanos por Florida María Elvira SalazarMario Díaz-Balart y Carlos A. Giménez enviaron una carta al arzobispo Christophe Pierre, nuncio apostólico de la Santa Sede en Estados Unidos, donde expresaron su decepción con la posición del papa Francisco al no pronunciarse en contra de la represión que sufren los cubanos.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.