‘El turismo de compras de cubanos en Haití revolucionó el mercado’

La aerolínea Sunrise saca provecho de la situación e incrementa sus vuelos entre Cuba y el vecino país.

Un cubano de compras en un mercado de Puerto Príncipe. DIEU NALIO CHERY AP

Los cubanos que hacen turismo de compras, popularmente conocidos como mulas, siguen revolucionando los mercados vecinos, menos el de su propio país. De ello da fe el incremento de vuelos anunciado por la aerolínea de Haití Sunrise Airways entre Cuba y el país vecino.

De acuerdo con la empresa, a partir de noviembre habrá más frecuencias entre Puerto Príncipe y La Habana y Santiago de Cuba, mientras que volverá a operar vuelos entre el mismo punto y las provincias de Camagüey y Holguín, anunció el medio especializado Aviaciónline.

Hasta el presente octubre, Sunrise Airways operaba dos vuelos semanales entre Cuba y Haití: los lunes a Santiago de Cuba y los martes a La Habana, pero a partir de noviembre sumará otras cuatro frecuencias cada siete días a las provincias antes mencionadas.

De manera que los miércoles habrá una frecuencia hacia Camagüey, y otra el sábado a Holguín. El estimado de los pasajes ronda los 378 dólares en vuelos solo de ida, mientras que los de ida y vuelta rondan los 705 dólares.

Ello incluye 30kg de equipaje por pasajero, más de 6kg de equipaje de mano. En caso de sumar bultos adicionales, los viajeros deben pagar un extra cuyo valor comienza en 50 dólares.

Este incremento supondrá que la oferta subirá a 2.640 asientos semanales, debido a que la aerolínea opera un avión Airbus A321 con capacidad para 220 pasajeros, que arrienda a la empresa Sky Cana, de República Dominicana. Ello implica un incremento del 66% del servicio en comparación con octubre.

De acuerdo con el reporte de Aviaciónline«el turismo de compras en Haití por parte de los cubanos revolucionó el mercado, ya que estos compran mercancías de todo tipo, tanto insumos como bienes de uso personal».

Los cubanos viajan incluso a destinos tan lejanos como Rusia para hacer «turismo de compras», que en Cuba, donde escasea toda clase de bienes, se convierte no solo en un negocio, sino en una forma de sobrevivir.

Las nuevas regulaciones aduanales aprobadas por el Gobierno, que facilitan la importación de productos del extranjero, muestran que las autoridades prefieren que sean las personas quienes resuelvan por su cuenta la escasez, aunque ello suponga la fuga de millones de dólares.

En agosto pasado, el Gobierno de Venezuela celebró el «turismo de alta gama» que viaja a ese país desde Cuba para hacer compras y que deja allí «3.000, 4.000 y 5.000 dólares en cuatro días», según dijo el ministro de Turismo local, Alí Padrón Paredes.

Durante una intervención televisiva de Nicolás Maduro, el titular de la industria del ocio aseguró que ese tipo de turismo «va a dinamizar la economía del Estado Falcón».

Maduro celebró como «una buena noticia» la información ofrecida por el ministro.

Padrón Paredes comentó el éxito que estarían teniendo las dos frecuencias semanales de la aerolínea venezolana Estelar, que desde mediados de agosto une a La Habana con Isla Margarita, y que solo requiere para los interesados poseer una tarjeta de turismo.

Agencias estatales como Cubatur ofrecen paquetes de entre tres y siete noches a ese destino, con salidas los martes y viernes, a precios de entre 700 y 870 dólares, y que incluyen dos maletas de 23 kilogramos libres de costo.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%