El Tribunal de La Habana niega un Habeas corpus en favor de los cubanos que protestaron en Obispo

  • Categoría de la entrada:Cuba / Habana
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Nueve de los detenidos permanecen en calabozos o en paradero desconocido, acusados de ‘desórdenes públicos y resistencia’.

Protesta en la calle Obispo de La Habana Vieja el 30 de abril. LA COLA DE LA LIBERTAD/FACEBOOK

El Tribunal de La Habana declaró sin lugar una solicitud de Hábeas corpus presentado en favor de los periodistas independientes Mary Karla Ares González y Esteban Lázaro Rodríguez López, y la activista Thais Mailén Franco Benítez, parte del grupo que fue detenido el pasado 30 de abril en la calle Obispo por protestar de forma pacíficas exigiendo libertades.

«Los jueces Lesly Veial Álvarez, Beatriz Giespo García, Miladys Huiz Barreto, Soraya Ransoll Meria y Rogelio Torres Torres, de la Sala Tercera de lo Penal del Tribunal Provincial de La Habana, firmaron la resolución judicial», informó Cubalex.

Según el escrito de la sala judicial, el 4 de mayo el ministerio fiscal, cumpliendo con el requerimiento del propio tribunal, presentó el Expediente de Fase Preparatoria 23 del año 2021, instruido por el Órgano de Enfrentamiento Especializado de Delitos contra la Seguridad del Estado. 

El documento dice que el tribunal comprobó que las actas de detención, con fecha y hora del acto, así como los motivos que lo originaron, se encuentran firmadas por cada uno de los acusados.

Cubalex señala que el 3 de mayo de 2021, el instructor, teniente coronel Ángel Martínez González, solicitó a la Fiscalía que impusiera la medida cautelar de prisión provisional, y hasta el momento el fiscal no ha confirmado tal medida. 

Todos los acusados están siendo procesados por los presuntos delitos de «desórdenes públicos y resistencia». El texto dice que fueron interrogados y, según los jueces, mostraron conformidad con los siguientes hechos descritos.

La decisión del tribunal argumenta que el 30 de abril de 2021 los acusados, de conjunto con otras personas, se personaron ante una convocatoria realizada por redes sociales a la calle Obispo esquina Aguacate, en el capitalino municipio de La Habana Vieja, lugar donde de manera habitual confluyen gran cantidad de personas.

Afirma que «comenzaron a llamar la atención de los transeúntes al manifestar las carencias existentes en el país enarbolando consignas en contra de los principales dirigentes de la nación conjugadas con expresiones de hambre y carencia«.

El texto sostiene, además, que ante la presencia de los agentes de la autoridad en el sitio, los acusados «presentaron fuerte oposición cuando procedieron a detenerlos, los que en resistencia a tal acto se sentaron en el suelo y entrelazaron sus manos, lo que provocó que se alterara el orden público en aquel lugar, razones por las que fue necesaria conducirlos a la unidad policial, procediéndose a levantar la correspondiente denuncia».

La sala dice que cumplió con los trámites exigidos en la ley para este tipo de procedimiento. Respecto al caso, considera «que no se ha quebrantado formalidad alguna en cuanto a la determinación de la situación procesal de los acusados, ni existen presupuestos para invocar un recurso de Hábeas corpus«.

También señala que «en el proceso penal se han cumplido con los términos correspondientes y las formalidades establecidas» y que «no existen los supuestos necesarios para decretar la legalidad de la detención de los referidos acusados».

Finalmente acuerda «declarar sin lugar el recurso por no estar presentes los presupuestos exigidos en ley para ello«.

Cubalex declaró que se encuentra «realizando un análisis de esta respuesta para identificar las violaciones de las garantías del debido proceso de los acusados«.

La protesta del 30 de abril se produjo cuando una decena de activistas se disponían a visitar al artista Luis Manuel Otero Alcántara, declarado en huelga de hambre y sed en su domicilio para protestar contra la represión y la devolución de obras robadas por las autoridades, en un caso por el que se han pronunciado la Unión Europea, EEUU, Amnistía Internacional, Human Rights Watch, entre otros.

Nueve de los activistas detenidos permanecen recluidos en calabozos o en paradero desconocido desde hace seis días.

Marisol González, madre de la periodista independiente de 28 años Mary Karla Ares, dijo a EFE: «la están procesando como una criminal y mi hija no ha cometido ningún crimen».

Ares transmitió en directo por Facebook la protesta en la céntrica calle Obispo. La joven se encuentra en un calabozo de una estación policial del municipio Playa, adonde acudió su madre el miércoles, pero no le permitieron verla, aunque sí dejarle comida y productos de aseo.

En la misma unidad mantienen encerrada a Thais Mailén Franco, según confirmó a EFE su esposo, Michel Hernández, que se encuentra aislado por coronavirus y no tiene más información.

Otras cuatro personas siguen recluidas en unidades de La Habana, entre ellas Leonardo Romero, un joven al que la Policía arrestó por mostrar un cartel con la frase «Socialismo sí, represión no» y que en un principio había sido liberado, pero le volvieron a apresar, dijo a la agencia española Juan Carlos Vargas, de la Fundación para la Democracia Panamericana.

Completan la lista otros tres arrestados aquel día que se encuentran desde entonces en paradero desconocido, según la misma fuente.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.