El régimen detiene en su vivienda al opositor cubano Guillermo Fariñas

Agentes de la seguridad ‘se lo llevaron’ sin explicar la razón, denuncia su madre, Alicia Hernández.

Guillermo Fariñas. GETTY IMAGES

La policía política del régimen cubano detuvo este miércoles en su vivienda en Santa Clara a Guillermo «Coco» Fariñas, líder opositor y Premio Sájarov del Parlamento Europeo, denunció a la agencia de noticias EFE su madre, Alicia Hernández.

Agentes de la seguridad «se lo llevaron» hace una hora, declaró a la agencia vía telefónica Hernández, quien dijo estar pendiente de su situación y afirmó desconocer por qué lo habían detenido esta vez.

«Él nunca salía de su casa. Su hermana y yo nos ocupábamos de llevarle la comida, lo que necesitara», aseguró Alicia.

Fariñas, de 59 años y uno de los opositores más importantes de la Isla, lidera el Frente Antitotalitario Unido (FANTU) y recibió en 2010 el Premio Sájarov del Parlamento Europeo por la lucha en favor de los derechos humanos en Cuba. 

El opositor ha protagonizada varias huelgas de hambre en protesta contra el régimen cubano. En 2016 sostuvo 54 días de ayuno en demanda del cese de la represión contra los opositores.

La detención de Fariñas se produce en la misma jornada en que la organización del exilio cubano Directorio Democrático Cubano reclamó a Michelle Bachelet, Alta Comisionada de Derechos Humanos de la Naciones Unidas, por la falta de «una condena o investigación» sobre las «graves violaciones» cometidas por el régimen en reacción a las protestas masivas del pasado 11 de julio y jornadas posteriores.

«Es inaceptable que usted y su oficina, la más alta instancia mundial en materia de derechos humanos, mantenga un silencio que puede interpretarse como cómplice de los ejecutores», expresa la organización en una carta enviada a Bachelet con fecha del 30 de agosto.

En la misiva, a la que DIARIO DE CUBA tuvo acceso, la organización de exiliados cubanos en Miami advierte que, aunque respeta las opiniones políticas personales de Bachelet, socialista y expresidenta de Chile y de ONU Mujeres, «quien ocupa una posición como la suya, en una institución mundial, tiene que comportarse profesionalmente y colocar a un lado sus preferencias políticas o ideológicas».

Los exiliados se declararon «profundamente consternados» por la falta de reacción de Bachelet y su oficina a la «sangrienta y violenta represión» contra quienes salieron a protestar pacíficamente en Cuba. Según diversas organizaciones de derechos humanos, las detenciones tras las masivas protestas pasaron de las 1.000 personas, muchas de ellas sometidas a tratos inhumanos y condenadas a prisión en procesos sumarios.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%