El régimen de Cuba vuelve a impedir a Anamely Ramos volar de EEUU a la Isla

La activista consigue de American Airlines un documento que prueba que son las autoridades de la Isla las que le prohíben viajar.

Anamely Ramos.  MARIO J. PENTÓN / TWITTER

La profesora y curadora de arte cubana Anamely Ramos fue impedida por segunda ocasión en este mes de regresar a Cuba, después que American Airlines le informara que el régimen cubano la vetó en el listado de pasajeros que esa aerolínea envió a La Habana horas antes del vuelo.

La también activista denunció la nueva sanción en una directa desde Miami después de ir al Aeropuerto Internacional de esa ciudad en la mañana del domingo, después de reprogramar su vuelo con la misma aerolínea en la que intentó abordar infructuosamente el pasado 16 de febrero.

Ramos mostró durante su intervención el documento recibido por la empresa aeronáutica desde La Habana donde se veta su ingreso a la Isla, del cual obtuvo una copia.

«Son pruebas de que Cuba es la que no me está admitiendo. Y como Cuba lo está negando y no se pronuncia, necesitaba tener una copia de la notificación», apuntó.

El documento se denomina «Notificación a aerolíneas de pasajeros inadmisibles en territorio nacional» y está firmado por el teniente coronel Néstor Morera, dijo Anamely.

Ramos recibió una llamada el sábado en la noche de Virginia Sánchez, que atiende Relaciones Intergubernamentales de American Airlines, quien le anunció que ya habían recibido el mensaje de La Habana de que no iba a ser admitida en territorio cubano.

«A pesar de ello, decidí ir al aeropuerto», señaló. Allí tuvo una reunión con funcionarios de American Airlines, quienes le reiteraron que el procedimiento que la afecta es un protocolo existente y que está vigente con todos los países. 

«No me lo hubiesen dado si no hubiera insistido (…) porque tiene que ver con la indefensión que tenemos», subrayó, en referencia a la campaña que sostiene desde el 16 de febrero y en la que ha reclamado su derecho a regresar a su país.

Ramos está en EEUU como turista, con una visa que vence en abril. Su residencia en la Isla está vigente. De continuar varada se vería obligada a solicitar asilo, algo que ella ha dicho que no hará.

Desde que Ramos fue impedida de regresar a Cuba, ha sostenido varios días de protesta en áreas públicas de Miami y protagonizado marchas en las que ha evidenciado la impunidad de la que goza el régimen cubano para expatriar personas a pesar de las leyes internacionales e incluso de la lógica.

«La primera violación del derecho humano de regresar va a traer la violación de otros derechos que tienen que ver conmigo, como es que no tengo vivienda en este país, no tengo residencia, voy a quedar en un situación de ilegalidad inminente y a eso me está arrojando Cuba, American, y EEUU va  quedarse con ese problema. (…) Por lo tanto, sí es un problema migratorio de EEUU, porque yo estoy aquí», dijo el sábado.

«Cuba está haciendo esto porque quieren silenciar a todas las voces incómodas (…) y lo quieren hacer con impunidad», subrayó.

«Esto es inédito en el mundo. Solo una dictadura como Cuba hace una cosa como esta», señaló.

Ramos, miembro del Movimiento San Isidro (MSI) y parte del plantón en su sede en La Habana a fines de 2020, salió de la Isla en enero de 2021 para proseguir sus estudios de doctorado en Antropología en la Universidad Iberoamericana (IBERO) en México.

Además asistió a la inauguración de una exposición de arte contemporáneo de Cuba y Venezuela en el Museo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), organizada por la Fundación Víctimas del Comunismo, y desde entonces ha participado en manifestaciones para exigir la libertad de los presos políticos cubanos.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%