El régimen cubano rechaza la expulsión de Rusia del Consejo de Derechos Humanos: le preocupa que siente un mal precedente

El ministro de Exteriores cubano dice que esa medida ‘en nada favorece una solución pacífica, negociada y duradera al conflicto en Ucrania’.

Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba. PL

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, rechazó la expulsión de Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en un mensaje en su cuenta en la red social Twitter en el que se mostró preocupado porque este hecho siente un mal precedente y afecte el futuro del régimen en el organismo mundial.

«(La) suspensión de membresía de Rusia del Consejo de DDHH en nada favorece (una) solución pacífica, negociada y duradera al conflicto en Ucrania«, consideró.

«Hoy es Rusia, mañana podría ser cualquiera de nuestras naciones del Sur que no se pliegan a intereses de dominación y defienden su independencia», añadió.

En otro mensaje en el mismo hilo aprovechó para volver sobre el embargo de Estados Unidos, a cuyos gobiernos acusó de violar los derechos humanos de los cubanos.

«¿Acaso se aplicará la suspensión de membresía del CDH al Estado que ha impuesto contra Cuba, por más de 60 años, un criminal bloqueo que es la más prolongada, flagrante, masiva y sistemática violación de derechos humanos de todo un pueblo y un acto de genocidio contra todo un país?», escribió.

Los países miembros de la Asamblea General de la ONU votaron este jueves a favor de suspender a Rusia del Consejo de Derechos Humanos en respuesta a los presuntos crímenes que está cometiendo en Ucrania. Cuba estuvo entre los países que se opusieron.

A iniciativa de Estados Unidos y sus aliados, la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó esta medida con 93 votos a favor, 24 en contra y 58 abstenciones.

Según recogió la oficial Prensa Latina, el representante permanente La Habana ante Naciones Unidas, Pedro Luis Pedroso, calificó la expulsión de Moscú como un caso de «politización, doble rasero y selectividad aplicada».

«No fue casualidad que los más entusiastas promotores de la cláusula de suspensión de la membresía, cuando se negociaba la construcción del nuevo Consejo de Derechos Humanos, fueron naciones desarrolladas con demostrada tendencia a acusar a países del Sur que no se ajustan a sus supuestos modelos de democracia», dijo.

Acusó a «esos mismos países» de ser cómplices «ante violaciones de derechos humanos en Estados occidentales».

En palabras del diplomático cubano, Washington ocasionó la muerte de cientos de miles de civiles, el desplazamiento de millones de personas y una vasta destrucción en toda la geografía del planeta, «pero esta Asamblea jamás suspendió ninguno de sus derechos».

Además, el representante del régimen dijo que «se opuso a esa cláusula de suspensión pues podría ser usada por quienes priorizan la selectividad en sus enfoques y politizan tales temas».

El Gobierno cubano ha respaldado a sus aliados rusos desde el comienzo de la invasión a Ucrania, en algunas ocasiones de forma más abierta y en otras más solapada, como revelan votaciones anteriores ante las Naciones Unidas.

Ni siquiera las imágenes de los crímenes cometidos por soldados rusos en la localidad ucraniana de Bucha han bastado para una condena de La Habana, que reproduce el discurso del Kremlin en sus medios de prensa mientras las autoridades del país guardan silencio sobre estos hechos.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%