El régimen cubano quiere procesar a la madre enferma de un preso del 11J por supuesto desacato

El arresto de Yudinela Castro podría estar dirigido a desmantelar eventuales intentos de organizarse que realicen familiares de los presos.

Yudinela Castro, madre de Rowland Castillo, un adolescente preso por el 11J. Y. CASTRO/FACEBOOK

Yudinela Castro, madre de Rowland Castillo, apresado el 11J cuando tenía 17 años y con una petición fiscal de 12 años de privación de libertad, fue detenida el pasado jueves por agentes policiales. La fueron a buscar a su casa con el pretexto de una entrevista y ella aceptó. «Se la llevaron con un pie fracturado y sin los medicamentos que consume», denunció este 1ro de marzo la periodista Claudia Padrón en su página de Facebook.

Del sitio de la entrevista, presumiblemente Villa Marista, Yudinela no salió más. «La detuvieron porque pusieron unos carteles cerca de su casa y entonces ellos dedujeron que ella había tenido participación en eso», dijo a DIARIO DE CUBA su madre, María Teresa, quien ha hecho público su teléfono y pide auxilio a la sociedad civil.

Además de la desgracia de un hijo adolescente, preso por los sucesos de Toyo, Yudinela Castro es una enferma de cáncer y está encargada de cuidar a su nieta pequeña abandonada por su madre —de la que Rowland tenía la custodia, a pesar de su corta edad—. No obstante todo esto, ha sido uno de los familiares más activos en la defensa de la libertad de su hijo, tanto en redes sociales como en la calle. El día del juicio de Rowland participó en la primera protesta callejera de familiares que tuvo lugar en el parque Juan Delgado, en 10 de Octubre, donde fue también arrestada violentamente.

Esa mujer, muy delgada y enferma, sin dudas se ha convertido en una amenaza para el régimen de La Habana. La semana pasada, a raíz de los carteles aparecidos en Párraga, arrestaron a su madrina, Mileydis Rodríguez, y a su esposo, David, culpándolos de la autoría de las pintadas. Luego fueron a buscar a Yudinela.

«Hoy me dejaron tener un encuentro con ella y el instructor me dijo que está acusada de desacato —dijo María Teresa—, y la verdad es que no entiendo nada, porque el día en que arrestaron a mi hija yo estaba presente y en ningún momento se resistió. También me dijeron que ella estaba detenida en Villa Marista y hoy ella me dijo que no era así, que donde se encontraba era en 100 y Aldabó». También le avisaron que puede contratar un abogado, señal de que ya está siendo procesada.

No es descabellado pensar que el encierro de Yudinela trasciende los límites de su caso y se proyecta hacia el incipiente movimiento de familiares del 11J. Con esta jugada el régimen podría estar tanteando sus posibilidades de represión hacia los familiares; viendo hasta dónde puede llegar y si en estos momentos son capaces de unirse y defender a una de las suyas.

TOMANDO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%