El régimen cubano niega ante la ONU la trata de personas y las prácticas de esclavitud con los médicos

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
Anuncios

La Habana dice que ‘la trata de personas tiene escasa expresión en Cuba’.

Médicos cubanos vuelven de Emiratos Árabes Unidos. OMARA GARCÍA ACN

El Gobierno de Cuba negó este lunes en una reunión virtual de la ONU la trata de personas o las prácticas de esclavitud denunciadas por los médicos enviados a «misiones» en el exterior.

«Es inaceptable que, sin fundamento alguno, Estados Unidos acuse a Cuba de fomentar la trata de personas o la práctica de la esclavitud«, dijo el ministro de Justicia de Cuba, Oscar Silvera Martínez, en la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General sobre la evaluación del Plan de Acción Global de las Naciones Unidas para combatir la Trata de Personas.

Silvera dijo que la inclusión de Cuba en el Informe de Trata de Personas del Departamento de Estado de EEUU «está encaminada a denigrar la meritoria labor de cientos de miles de profesionales y técnicos de la salud cubanos, que durante décadas y con profunda vocación solidaria y humanista, han prestado de manera voluntaria su asistencia en decenas de países, incluido más recientemente en la lucha contra la pandemia de Covid-19«.

EEUU señaló en julio pasado en dicho informe que La Habana «no cumple plenamente con los estándares mínimos para la eliminación de la trata y no está haciendo esfuerzos significativos para hacerlo», dado que durante la pandemia del Covid-19 «hubo una política gubernamental o un patrón de Gobierno para beneficiarse de los programas de exportación de mano de obra con fuertes indicios de trabajo forzoso, particularmente su programa de misiones médicas en el extranjero«.

El ministro Silvera dijo, sin embargo, que «la trata de personas tiene escasa expresión en Cuba. Una política de tolerancia cero ha sido implementada en el país, sustentándose en los pilares de prevención, enfrentamiento y protección de las víctimas».

El Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) de Cuba reseñó que desde 2013 se publica un informe nacional sobre la situación de la trata de personas en el país. «En 2017 la Isla recibió a la Relatora Especial del Consejo de Derechos Humanos sobre Trata de Personas, Maria Grazia Giammarinaro, quien pudo confirmar la altísima prioridad que otorgan el Estado y Gobierno cubanos al enfrentamiento a este delito», añadió.

No obstante, Grazia dijo entonces que Cuba necesita nuevas leyes contra la trata de personas.

Dos relatoras de la Organización de Naciones Unidas (ONU) pidieron a La Habana explicaciones sobre lo que creen podrían constituir condiciones de «trabajo forzoso (…), una forma contemporánea de esclavitud», en el caso de los médicos enviados por el Gobierno cubano a «misiones» en el exterior. Pero el régimen solo respondió hasta el pasado enero con silencio.

El Gobierno cubano se queda con al menos el 75% de lo que pagan en salarios los países de destino por el trabajo de los médicos. Los profesionales son sometidos a estricta vigilancia y limitaciones de sus libertades fundamentales mientras se encuentran en las «misiones».

La reciente investigación «Médicos cubanos: negocio y política hacia afuera, abandono adentro«, de DIARIO DE CUBA y la plataforma para periodistas de América Latina CONNECTAS, recoge documentos inéditos y numerosos testimonios de profesionales de la salud que han participado en las llamadas «misiones médicas» en Venezuela, Brasil, Bolivia, Ecuador y Arabia Saudita, y que denuncian violaciones de derechos humanos. 

«Los médicos cubanos estábamos controlados por el funcionario del Gobierno de Cuba, no nos dejaban salir del lugar, no podíamos visitar Brasilia, teníamos que estar ahí mientras que el resto sí que podía hacerlo», dijo Ramona Matos, una de las doctoras que participaron en el programa Mais Medicos entre 2013 y 2017. Matos y otros tres médicos demandaron judicialmente a la OPS (Organización Panamericana de la Salud) en Miami por haber facilitado una «red de tráfico humano» y «esclavitud» utilizando como pantalla el programa brasileño.

«Nos dijeron que no podíamos hablar de la situación que había en Cuba ni de los salarios. Había que decir que los médicos en Cuba viven como los de cualquier parte del mundo. Nos decían que nosotros éramos como los embajadores de Cuba en Venezuela. Y que si alguien hablaba mal de (Nicolás) Maduro, teníamos que decirle que Maduro era bueno porque les traía médicos que los atendían gratis», relató a este medio y CONNECTAS un colaborador que abandonó la misión en Venezuela.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.