El régimen cubano impide entrada de diplomáticos europeos al juicio contra Otero Alcántara y Maykel Osorbo

Diplomáticos de Holanda, Alemania, República Checa, Reino Unido, Noruega y Suecia fueron impedidos de entrar al juicio.

Los diplomáticos europeos fuera del Tribunal. RAMÓN ESPINOSA AP

Este lunes comenzó el juicio contra los artistas e integrantes del Movimiento San Isidro (MSI), Luis Manuel Otero Alcántara y Maykel «Osorbo» Castillo, en un Tribunal de Marianao al que le impidieron la entrada a una docena de diplomáticos extranjeros que intentaron ingresar como observadores, informó la agencia de representación legal Cubalex.

La agencia AP constató que «en la puerta del tribunal había desde temprano custodia policial y un grupo de media docena de diplomáticos europeos que esperaban poder entrar a la sala».

De acuerdo con la agencia española EFE, los diplomáticos de Países Bajos, Alemania, República Checa, Reino Unido, Noruega y Suecia se acercaron a la sede del tribunal, pero no pudieron acceder a su interior.

«Simplemente queremos entrar para observar el juicio y hasta ahora no hemos recibido permiso», aseguró un diplomático alemán en declaraciones a medios internacionales.

Añadió que siguen con «mucha atención» el caso. «Queremos que se respeten los derechos humanos en todos los lugares y países», afirmó.

Mientras tanto, más de una decena de activistas, periodistas independientes y opositores cubanos amanecieron este lunes con vigilancia policial en la entrada de sus viviendas para impedirles salir a la calle y acercarse al juicio.

Entre los que lo denunciaron públicamente se encuentra Luz Escobar, Camila Acosta, Manuel de la Cruz, Ángel Cuza, María Matienzo, Kirenia Yalit, Afrik Reina, Boris González Arenas, y el activista Daniel Triana, quien fue trasladado a 100 y Aldabó tras salir de su residencia.

La Fiscalía cubana solicitó el pasado marzo siete y diez años de cárcel, respectivamente, para Otero Alcántara y Castillo.

Otero Alcántara, líder del MSI y en la cárcel desde el pasado 11 de julio, está acusado de los presuntos delitos de ultraje a los símbolos de la patria, desacato y desórdenes públicos. Amnistía Internacional lo considera un preso de conciencia.

Al rapero Castillo, en prisión desde mayo de 2021, se le imputan los presuntos delitos de desacato, «difamación de las instituciones y organizaciones y de los héroes y mártires», atentado y desórdenes públicos.

El Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de Naciones Unidas ha exigido la liberación inmediata de Castillo, pues considera que el proceso en su contra es ilegal.

La causa incluye a otros tres investigados: Félix Roque Delgado (petición de cinco años de cárcel por atentado), Juslid Justiz Lazo (cinco años de trabajo correccional con internamiento por atentado) y Reina Sierra Duvergel (tres años de trabajo correccional sin internamiento por atentado), informó EFE.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%