El régimen confirma tres años de sanción para la Dama de Blanco Yaquelín Heredia

‘No hay palabras para tanta injusticia y crueldad’, denuncia la activista y exprisionera política cubana.

Yaquelín Heredia. CARLITO UNPACU / FACEBOOK

La Dama de Blanco y exprisionera política cubana Yaquelín Heredia Morales aseguró que el régimen le impuso tres años de privación de libertad, mientras que su esposo, el también activista Carlos Álvarez, preso desde abril, recibió una sanción de cinco años de prisión.

«Para todos mis amigos y hermanos que han estado muy preocupados y atentos a la situación de mi esposo y la mía, el tribunal me entregó la sentencia, donde he sido condenada a tres años de privación de libertad sin internamiento, o sea, prisión domiciliaria», escribió en Facebook.

«Mi esposo, que ya está preso hace nueve meses en la [prisión] 1580, a cinco años de privación de libertad por delitos que no cometimos. No hay palabras para tanta injusticia y crueldad», terminó.

En diciembre último, el Tribunal Municipal de Marianao juzgó a Heredia Morales y a su pareja por los supuestos delitos de desacato y atentado.

De acuerdo con un texto de la propia Yaquelín en su muro de Facebook, su juicio fue «amañado» y «por orden de la Seguridad del Estado».

«Esperamos, Dios mediante, que mis hijitos no se queden solos», escribió entonces la activista, madre de dos niños.

Tanto Heredia Morales como su esposo fueron detenidos en marzo pasado, y en esa ocasión la policía política amenazó a la mujer con procesarla por desacato debido a su participación en una protesta pacífica en 2019, conocida como La Marcha de los Girasoles. 

La Dama de Blanco estuvo en prisión en 2016, también condenada por desacato, así como en 2018.

Los dos hijos menores de edad de la pareja también han sido blanco de hostigamiento en su propia escuela. En febrero de 2020 un agente del Ministerio del Interior entregó al niño una citación para su madre mientras estaba en su centro docente.

En 2017, Heredia Morales fue liberada después de ocho horas de detención y de pasar por dos unidades policiales de La Habana, tras ser arrestada «a la fuerza» y de «forma arbitraria».

Durante ese episodio, denunció la activista, la policía política recogió en la escuela a la hora de la salida a sus dos hijos, una hembra y un varón que entonces tenían nueve y siete años, respectivamente, y los llevaron a su misma unidad.

«Pero no me los dejaron ver, los pusieron en una oficina. Por la parte de atrás de esa oficina me sacaron a mí y me trasladaron a la unidad Punto 30 en la Habana Vieja sin yo hacer nada ilegal, según ellos por interés de la coronel Tania, cosa que era mentira», denunció.

«A mis hijos les dejaron dos horas y tanto en una estación de policía sembrándoles el terror, porque eso es lo que hacen, más miedo del que ya han pasado, atendidos por una oficial del Departamento de Menores. Se los entregaron a su papá, que los fue a recoger».

La opositora y su esposo son pacientes de VIH.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%