El puerco pasó en Cuba de ser «el mamífero nacional» a una de las carnes más caras y difíciles de conseguir

El cerdo, hoy por hoy, más que un plato común constituye un lujo que no cualquier cubano puede darse a pesar de que ha bajado su cotización en la “bolsa callejera” luego de que para finales del 2021 alcanzara cifras de escándalo.

Los productores, antes habituados a sacrificar de entre 30 a 50 puercos diarios, ahora ven una buena jornada cuando llegan al matadero entre cinco y diez ejemplares.

“Mientras no baje el precio de la comida, no lo hará el de la carne. No solo el pienso, con el que el puerco avanza muy rápido, que te lo topas en la calle a 800 pesos la lata y el Estado no lo vende. También están carísimas la yuca, la cabecilla que cuesta 25 pesos y no es la ideal, más otras alternativas que la gente inventa. Criar con sancocho funciona cuando se trata del de la familia, el que te vas a comer en una fecha, pero a gran escala resulta imposible, pues con desperdicios hogareños convierte muy lento y te pasas más de un año para llevarlo a un precio de venta”, nos comenta Julio Martínez, un joven de Camagüey que lo de críar cerdos le viene en la sangre, pues desde hace años su familia se dedica a esta actividad para ganarse la vida.

El cubano, que se ríe hasta de sus problemas, le ha dedicado en las redes sociales los más creativos memes que aluden desde el precio hasta el desabastecimiento, porque en realidad ha pasado casi a estar en la lista de especies en peligro de extinción de la mesa.

La mayoría de los productores en Cuba califican de incosteable la cría de cerdos, a pesar de tener todas las instalaciones con las condiciones para lograrlo… pero ahora mismo duermen el sueño eterno de la soledad sin su habitual uso.

Algunos de ellos han preferido comenzar a utilizar sus corrales para la cría y cebe de carneros, asegurando que dan menos lucha y se alimentan con cualquier cosa.

«Antes yo compraba desechos de la pesca y casi iba por hacerles el favor porque era muy barato y cuando no me hacía falta lo regalaba. Ahora ni el aflecho aparece, cuando te lo venden es a 800 pesos el tanque, el saco de yuca a 400, la lata de palmiche a 50; con tales precios de la comida será muy difícil que baje la carne, porque nadie quiere perder y en este negocio tú no decides cuándo terminar, mientras tengas puercos debes pagar al precio que aparezca», nos explicó Martínez.

Basta un recorrido por los puntos de venta de carne de cerdo para comprender otra arista del fenómeno. Prácticamente se han autorizado los precios abusivos y especulativos, porque están allí, a ojos de todo el mundo y nadie hace nada.

Todos justifican sus precios, de hasta 250 pesos la libra en La Habana, una de las provincias donde más caro se cotiza la carne de cerdo, pues alegan que compran el puerco entre 100 y 120 pesos la libra en pie, matarlo le cuesta otros 200, y merma mucho en grasas y en huesos.

Entre las muchas medidas que hay que revisar si se quiere regresar el cerdo a la mesa del cubano está una que impide, según los propios comerciantes, ir a otras provincias. De igual manera siempre que se cuente con las condiciones higiénicas mínimas y se exija por ello con riguroso control, bien pudiera flexibilizarse la prohibición de la cría en la ciudad ante aquella tensa situación epidemiológica generada por el cólera que ahora pasó sin que se cambiara la disposición.

TOMADO DE CUBACUTE

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%