El hundimiento del buque ‘Moskva’, un duro golpe para Rusia

Biden asegura estar «listo» para visitar Ucrania

En su época de gloria, en agosto de 2013, el crucero ruso ‘Moskva’ fue recibido en La Habana. (Cubadebate)

(agencias).- El hundimiento del Mosvká, el buque insignia de la Flota rusa del mar Negro, supone un duro revés para Rusia, que asegura que su pérdida se debió a un incendio accidental que provocó la detonación de sus municiones, mientras Ucrania sostiene que fue alcanzado por dos misiles de crucero.

Según la versión del Ministerio de Defensa de Rusia, el Mosvká (Moscú) se fue pique este jueves en medio de una tormenta cuando era remolcado a puerto, ya sin su tripulación, que había sido evacuada en otros navíos de la flota del mar Negro.

El mando militar de Ucrania asegura, a su vez, que los daños sufridos por el buque fueron provocados por el impacto este miércoles de dos misiles de crucero Neptun, de fabricación ucraniana.

En cualquier caso, el hundimiento del Mosvká, un crucero portamisiles, ha privado a Rusia de su buque con mayor capacidad de fuego que tenía emplazado en el mar Negro, y constituye su mayor pérdida material en lo que va de su campaña

En cualquier caso, el hundimiento del Mosvká, un crucero portamisiles, ha privado a Rusia de su buque con mayor capacidad de fuego que tenía emplazado en el mar Negro, y constituye su mayor pérdida material en lo que va de su campaña militar en Ucrania, ya que su valor se estimaba en 750 millones de dólares.

El armamento del buque incluía 16 misiles antibuques Vulkán y 64 misiles antiaéreo antiaéreos S-300F en ocho lanzaderas, además de artillería, torpedos y cargas de profundidad. El Mosvká esta dotado asimismo de un helicóptero antisubmarino Ka-27.

Con 186,5 metros de eslora, 20,8 metros de manga y un desplazamiento de 11.490 toneladas, el buque, que desarrollaba un velocidad máxima de 30 nudos fue botado en 1979 y cuatro años más tarde entró en servicio en la Armada soviética con el nombre de Slava (gloria).

A bordo de él en 1989 el entonces presidente soviético, Mijaíl Gorbachov, viajó a Malta para reunirse con su homólogo estadounidense George Bush padre.

En 1996, ya integrado en la Armada de Rusia, fue rebautizado como Mosvká y en su historial figuran misiones de apoyo en la guerra ruso-georgiana de 2008 y del contingente militar ruso desplegado en Siria.

El crucero portamisiles participó en la captura de la pequeña isla ucraniana Zmiiniy (de las serpientes) en el mar Negro el 24 de febrero pasado, el día en que Rusia lanzó su llamada «operación militar especial» en Ucrania

«¡Buque de guerra ruso, vete al carajo!», fue la respuesta que recibió el Mosvká a su exigencia de rendición de la guarnición del guardia fronterizo ucraniano Román Gríbov

«¡Buque de guerra ruso, vete al carajo!», fue la respuesta que recibió el Mosvká a su exigencia de rendición de la guarnición del guardia fronterizo ucraniano Román Gríbov, quien junto con 12 compañeros fue capturado prisionero.

Más de un mes después los guardias fronterizos ucranianos, que varios días después de su captura se consideraban muertos, fueron canjeados por prisioneros rusos. Para entonces la frase pronunciada por Gríbov ya se había convertido en un lema en toda ucrania.

Dos días antes del hundimiento del Mosvká, Correos de Ucrania puso en circulación un sello postal conmemorativo de la respuesta del guardia fronterizo a la exigencia de rendición.

La imagen del sello, a cuya presentación asistió Gríbov, muestra a un soldado de pie con un fusil automático que, con la diestra, enseña desde tierra a una «peineta» a un buque de guerra, que representa al Mosvká

«Duerme en paz, gran buque», escribió en su cuenta de Telegram, Mijaíl Razvozháyev, gobernador del puerto crimeo de Sebastopol, donde tenía su basa el buque insignia de la flota rusa del mar Negro. Agregó que lo «más importante» es que la tripulación fue evacuada.

«Para Sebastopol el crucero era un auténtico símbolo. Y desde luego todos hoy sentimos dolor», señaló el gobernador.

Por otra parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo estar «listo» para visitar Ucrania en plena invasión rusa, como ya han hecho algunos homólogos, como los presidentes de Polonia o los países bálticos.

Cuestionado sobre este extremo ante la prensa, el mandatario estadounidense ha dicho «sí». Biden ya visitó Polonia en el marco de la invasión, a donde se desplazó para ver «de primera mano» la crisis humanitaria. Ya en ese viaje, lamentó no poder visitar Ucrania.

Este jueves, dos congresistas republicanos visitaron Kiev y Bucha, convirtiéndose en los primeros funcionarios estadounidenses que se han desplazado al país europeo desde el comienzo de la invasión rusa

Este jueves, dos congresistas republicanos, Steve Daines y Victoria Sparz –que nació en Ucrania–, visitaron Kiev y Bucha, convirtiéndose en los primeros funcionarios estadounidenses que se han desplazado al país europeo desde el comienzo de la invasión rusa, el 24 de febrero.

«Hay pruebas indiscutibles de los crímenes de guerra de (el presidente de Rusia, Vladimir) Putin en todos sitios», ha indicado Daines desde el terreno, donde ha incidido en que «Estados Unidos y el mundo deben conocer las atrocidades» del mandatario ruso, perpetradas «contra personas inocentes en Ucrania».

Además, ha garantizado que, tan pronto como pueda hacerlo, Washington proporcionará a Ucrania «la ayuda letal que necesita para ganar esta guerra», según ha recogido la cadena de televisión CNBC.

Líderes internacionales como el primer ministro británico, Boris Johnson; el Alto Representante de la Unión Europea para Política Exterior, Josep Borrell; la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; y los presidentes de Polonia, Estonia, Letonia y Lituania –Andrzej Duda, Alar Karis, Egils Levits y Gitanas Nauseda– han visitado la capital ucraniana para mostrar su apoyo en el marco del conflicto.

TOMADO DE 14MEDIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%