El hermano de un trabajador cubano de la Salud fallecido en Venezuela: ‘la pérdida ha sido muy dolorosa’

‘Ningún representante de la misión cubana ha dado información’, se queja la familia, que ha recibido las pocas noticias a través de colegas y amigos.

El colaborador cubano de la salud ARAMIS MARTÍNEZ RODRÍGUEZ/FACEBOOK

Andy Martínez Rodríguez, un trabajador de la Salud cubano de 39 años que cumplía su primera «misión médica» en Venezuela, falleció el 4 de julio en la mañana de manera repentina. Desde ese día, la información que ha tenido su familia en Cuba es muy escasa. Les ha llegado a través de compañeros de trabajo y amigos del colaborador.

Eso ha provocado que su hermano Aramís Martínez Rodríguez se queje públicamente en Facebook: «Estas son las santas horas que nadie de Salud Pública ni representante de la misión médica cubana nos han dado alguna noticia o presentado alguna información. En la familia estamos consternados por la noticia y por la falta de interés de las autoridades», expresó el hermano del fallecido.

En busca de más información sobre este caso, DIARIO DE CUBA contactó con este familiar.

«Ningún representante de la misión ha dado información de nada, ni siquiera cuáles serían nuestras condiciones a partir de ahora; por ejemplo, ¿dónde lo vamos a velar? No se interesan por el proceso de traslado del cuerpo a Cuba ni les interesa saber cómo se siente su familia. No se ve ninguna preocupación por una persona que no estaba de turista, sino cumpliendo una misión gubernamental», expresó Aramis Martínez.

Andy Martínez Rodríguez «partió a Venezuela el 1 de febrero de este año. Aquí en Cuba se desempeñaba como almacenero de suministros médicos y en Venezuela realizaba una labor similar, pero a su esposa tampoco le ingresaron dinero en la tarjeta en todos estos meses. Ellos no han recibido ningún beneficio económico y mi hermano deja una niña de siete años que lo necesita», declaró Martínez Rodríguez.

Uno de los mecanismos que utiliza el Gobierno para que los cooperantes no abandonen las misiones y obligarlos a regresar es el de congelarles parte de los ingresos que deben recibir por esas misiones en una tarjeta bancaria en Cuba. No pueden extraer las sumas hasta el cumplimiento total de la misión. En el caso de Andy Martínez Rodríguez, según las declaraciones de su hermano, ni siquiera le habrían depositando ese dinero.  

Sobre la repatriación del cuerpo a Cuba, a la familia le informaron que debe llegar para el 13 de julio aproximadamente. Es la única información suministrada por un funcionario de Salud Pública; en este caso, el superior de Andy Martínez en su antiguo trabajo en la Empresa de Suministros Médicos de la Habana.

«La pérdida ha sido muy dolorosa. Mi mamá no se recupera, ni yo tampoco. Su hija es muy inocente todavía y no lo puede procesar como un adulto. Ella aún piensa que lo verá, pero no se imagina en las condiciones que sucederá. Su esposa está muy triste porque se tronchan todos los planes y sueños», concluyó con pesar el hermano del fallecido.

El Gobierno cubano no revela la cantidad de cooperantes que fallecen en sus cuestionadas misiones. La prensa estatal tampoco ofrece estadísticas al respecto, aunque aproximadamente ya más de un centenar de profesionales cubanos de la salud ha perdido la vida por diversas causas en varios países de América Latina y otras partes del mundo.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%