El Gobierno dice que en Cuba se ‘desperdicia’ la comida y lo atribuye a la ‘incultura alimentaria’

La jefa del ‘Plan de soberanía alimentaria y educación nutricional’ dice que se trabaja para ‘ir introduciendo en Cuba nuevos hábitos alimentarios’.

Elizabeth Peña Turruellas, directora nacional de Agricultura Urbana en Cuba, ante la tumba de Fidel Castro. E.PEÑA/TWITTER

El Gobierno cubano dijo que hay «desperdicio» de comida en la Isla y lo atribuyó a una «incultura alimentaria» de la población, en medio de una escasez generalizada y precios escandalosos que limitan cada vez más lo que las familias pueden llevar diariamente a la mesa.

«El tema estratégico más atrasado que tenemos nosotros es el tema de ir elevando la cultura alimentaria, trabajar los sistemas de educación, de cultura, de ciencia e innovación, de ir introduciendo en el país nuevos hábitos alimentarios porque se desperdician muchos productos«, declaró el lunes Elizabeth Peña Turruellas, doctora en Ciencias Agrícolas, y directora nacional de Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar.

La funcionaria dijo en el programa oficial de la televisión Agrocuba que el problema es «que tenemos una incultura alimentaria«. 

La también jefa de la oficina encargada del «Plan nacional de soberanía alimentaria y educación nutricional (Plan San)» afirmó que elevar la «cultura alimentaria» es uno de los objetivos estratégicos de dicho plan, que lleva año y medio de desarrollo desde que se aprobó en julio de 2020.

Peña Turruellas se refirió a «otros temas estratégicos que recoge el Plan», como son la sustitución de importaciones de alimentos e insumos, la producción con calidad e inocuidad, y el establecimiento de sistemas alimentarios locales soberanos y sostenibles.

La funcionaria celebró que este proyecto de soberanía alimentaria haya sido planteado por el gobernante Miguel Díaz-Canel.

«Fue una decisión muy sabia y muy estratégica del primer secretario del Partido Comunista de Cuba», dijo la funcionaria, quien además mencionó al difunto Fidel Castro, a quien atribuyó «los primeros pasos para garantizar la soberanía alimentaria del país».

En palabras de Turruellas, la «continuidad» en este asunto empieza a dar sus frutos y puso como ejemplo que ahora el país está en trámites legislativos para aprobar la Ley de Soberanía y seguridad alimentaria y nutricional, que calificó como «pionera».

Entre las «claves» del Gobierno para alcanzar la soberanía alimentaria, la funcionaria habló de «colocar al productor en el centro del sistema de gestión productivo en Cuba», de las «63 medidas para dinamizar la producción agropecuaria que responden a estimular a quienes produzcan más», del «municipio en el centro del sistema de gestión de Gobierno», entre otros.

El tema de la «soberanía alimentaria» en Cuba suena en los medios oficiales, en medio de una escasez cada vez más aguda de alimentos, con niños, ancianos y enfermos sin recibir la leche establecida por los médicos, con falta de proteínas como carne de cerdo y huevos y con una agricultura que es incapaz de proveer las tarimas de mercados tras décadas de políticas fracasadas que destruyeron el sector agropecuario de la Isla. Con las bajas producciones agrícolas y los altos precios, las frutas y verduras en variedad son casi inalcanzables.

Los cubanos se quejan de que, en contraste, es mayor el surtido de las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC), a las que solo pueden acceder quienes poseen una tarjeta bancaria asociada a una cuenta en divisas.

Esta semana, el teólogo brasileño Frei Betto presentó una «iniciativa» para proveer de yuca todo el año los mercados cubanos. El asesor de La Habana para la alimentación está dedicando esta semana a difundir sus ideas para cambiar los hábitos alimenticios de los cubanos.

Betto se reunirá también con funcionarios del Ministerio de Educación y de Salud Pública, la Federación de Asociaciones Culinarias y el equipo redactor del anteproyecto de la Ley de Soberanía Alimentaria, que será aprobado por la Asamblea Nacional del Poder Popular en julio. 

Se presentará el viernes el Plan SAN al cuerpo diplomático, agencias de colaboración internacional y a la prensa extranjera y nacional.

En diciembre pasado, Betto provocó la indignación de muchos cubanos después que, en un artículo suyo publicado en el diario oficial Granma, afirmara: «En Cuba no hay hambre. ¡Pero los cubanos tienen mucho apetito!».

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%