El Gobierno de Cuba confirma que tiene un ‘intercambio’ con EEUU sobre los daños del huracán Ian

La Habana evita precisar si hizo una petición concreta de ayuda.

Inundaciones en Batabanó tras el paso del huracán Ian. YAMIL LAGE AFP

El Gobierno cubano confirmó el lunes que mantuvo contactos con Estados Unidos en relación con los daños que dejó el huracán Ian a su paso por la Isla, aunque evitó precisar si se trató de una petición concreta de ayuda, como reportó el viernes el diario The Wall Street Journal

«Gobiernos de Cuba y EEUU hemos intercambiado información sobre los daños cuantiosos y pérdidas lamentables ocasionados por el huracán Ian en ambos países», tuiteó la Cancillería en La Habana.

«También mantenemos comunicación con otros gobiernos interesados en los estragos y necesidades para la recuperación en Cuba», finalizó el escueto texto, que confirma más de 72 horas después la información divulgada por el medio estadounidense.

The Wall Street Journal calificó como «inusual» la solicitud del Gobierno de Cuba. 

«No se solicitó una cantidad exacta» y el Gobierno estadounidense «todavía estaba tratando de determinar si La Habana complementaría la solicitud, mientras trabaja para determinar el alcance del daño», publicó el diario, que citó comunicaciones por correo electrónico. 

Ian dejó tres fallecidos en el occidente de Cuba y todo el país sin electricidad, lo que ha provocado una oleada de protestas en varias provincias, sobre todo en la capital, donde se han escuchado reclamos de libertad y también se ha producido la movilización de fuerzas represivas para disolver las manifestaciones.

Las relaciones entre Washington y La Habana, que se deterioraron cuando el expresidente Donald Trump hizo retroceder el acercamiento de la Administración Obama y declaró a Cuba un Estado patrocinador del terrorismo, han mejorado levemente bajo la Administración actual.

Sin embargo, el presidente Joe Biden no ha tomado medidas importantes para normalizar las relaciones y ha mantenido al régimen en la lista de vigilancia de los Estados patrocinadores del terrorismo.

Los correos electrónicos a los que tuvo acceso The Wall Street Journal sugirieron que Washington continuó interactuando con La Habana para determinar cuánta asistencia se necesita, y EEUU estimó que las autoridades cubanas darían prioridad a los hospitales, las instalaciones de bombeo de agua, el saneamiento y otras infraestructuras críticas, si Washington brindara la ayuda.

En ocasiones anteriores cuando Cuba ha sido impactada por huracanes, Estados Unidos ha ofrecido ayuda humanitaria, pero el régimen cubano la ha rechazado, por lo que la actual situación sería inédita.

Hace apenas semanas, cuando a inicios de agosto un incendio destruyó gran parte de la base de supertanqueros de Matanzas, Rusia, México y Venezuela intervinieron para ayudar a La Habana, mientras que Irán envió expertos a la Isla.

Estados Unidos dio también asistencia técnica, pero Gobierno de Cuba dijo haberla agradecido. Washington afirmó luego que La Habana no hizo posteriormente ninguna solicitud de ayuda formal. 

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) finalmente proporcionó al Gobierno cubano 43 equipos de extinción de incendios y está adquiriendo equipo adicional para enviar, según fuentes oficiales no confirmadas por la parte cubana.

Tras el impacto de Ian ha llegado a Cuba asistencia de diverso tipo desde México, Venezuela y Argentina, así como de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y su filial regional en las Américas.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%