El Gobierno cubano se queja de que EEUU no reconozca sus vacunas contra el Covid-19

Anuncios

El coronavirus en Cuba seguirá cuesta abajo de forma sostenida, según los pronósticos oficiales.

Obreros cubanos conversan en una acera en La Habana. AP

El Gobierno de Cuba se quejó el martes de que Estados Unidos no admita algunas vacunas contra el coronavirus como requisito para el ingreso a ese país, entre las que se encuentran las desarrolladas en la Isla, reportó la agencia AP.

A partir de noviembre Estados Unidos exigirá a los viajeros estar inmunizados, pero podría restringirle el acceso de aquellas personas que recibieron inmunizantes como la rusa Sputnik V que actualmente no tienen el aval de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Eduardo Martínez, director de la estatal BioCubaFarma, dijo en una conferencia de prensa que hasta ahora se realizaron dos reuniones virtuales con especialistas de la OMS para presentarles los resultados de los inoculantes cubanos a fin de obtener su aval.

Miles de cubanos, sobre todo familiares de emigrados que esperan la apertura de los aeropuertos y la paulatina regularización de los vuelos el 15 de noviembre, se enfrentarán con las restricciones de Washington, pues el Gobierno ha usado para su población las propias vacunas que encomendó a sus instituciones científicas: Abdala, Soberana 02 y Soberana Plus.

«Nosotros sí vamos a reconocer todas las vacunas que sus entidades regulatorias, las entidades regulatorias de cada país, hayan reconocido», dijo en declaraciones a The Associated Press el ministro de Salud de Cuba, José Ángel Portal.

Unos minutos antes, Portal había participado en una conferencia de prensa para informar sobre el proceso de vacunación en la Isla, cuyas autoridades se plantearon tener al 90% de su población inmunizada para fines de año. Según dijo, hasta la fecha se aplicaron cerca de 23 millones de dosis, lo que equivale a que el 86% de los ciudadanos tiene al menos una.

El ministro consideró injusto que el Gobierno de Estados Unidos no reconozca a los inoculantes cubanos. «El resultado de las vacunas cubanas está ahí, está en los números… cómo viene disminuyendo la transmisión», argumentó.

Cuba tuvo un pico de contagios entre julio y septiembre debido a la presencia de la variante Delta, pero las cifras sostenidas por las estadísticas oficiales, a partir de datos no públicos, comenzaron a bajar drásticamente hace relativamente poco. Las autoridades cubanas lo atribuyeron al avance de la vacunación y con este argumento comenzaron a flexibilizar las medidas antiCovid.

Fijaron el 15 de noviembre como la fecha para la reapertura de los aeropuertos y el incremento paulatino de los arribos de vuelos.

Los contagios en Cuba pasaron de 9.000 casos diarios en algunas jornadas de septiembre a unos 2.600 este mismo martes.

Desde que se detectó el virus en marzo de 2020, el acumulado de casos positivos superó los 923.900, de los cuales 7.928 personas fallecieron, aunque los cubanos han puesto en duda el número de decesos y el propio ministro de Salud Pública admitió «imprecisiones» a la hora de documentar las defunciones por Covid-19.

En los críticos meses de julio a septiembre varias provincias sufrieron colapso sanitario, sin infraestructura para hacer frente a la crisis y con escasez de medicamentos y otros recursos mínimos imprescindibles. El Gobierno se vio obligado a habilitar hoteles como hospitales, montar hospitales de campaña en otras instalaciones, reforzar el servicio fúnebre, abrir capacidades de enterramiento y acudir a sus aliados para recibir donaciones.

El Covid-19 en Cuba irá cuesta abajo, dicen los pronósticos oficiales

El martes, el doctor en Ciencias Raúl Guinovart Díaz, decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, afirmó que ya Cuba va «cuesta abajo, superando la explosión que hubo de casos de Covid-19, y que lo futuro es una tendencia al descenso, de modo sostenido, en las cifras de transmisión de la enfermedad».

Según publicó el sitio oficial Cubadebate, el matemático dijo a Miguel Díaz-Canel, en otra de las reuniones para analizar los pronósticos de la pandemia, que «el descenso va ser lento, aunque para los casos hospitalizados la curva sí presenta una bajada rápida».

Compartió con certeza que «para fin de año estaríamos con una situación más o menos similar a la que teníamos en los meses de octubre y noviembre del año pasado».

En opinión del matemático, todas las provincias muestran una tendencia al control, incluso aquellas que están presentando los índices más altos de incidencia de transmisión de la enfermedad, como Pinar del Río, Sancti Spíritus, Camagüey y Las Tunas.

Con relación al número de fallecidos, Guinovart dijo que los números se van estabilizando a lo largo del país. Sin embargo, admitió que hay provincias que han logrado disminuir la incidencia de transmisión de Covid-19 pero no la letalidad.

«Hay que indagar en las causas, porque hace falta bajar (los niveles de) la incidencia, pero también es importante que las personas no mueran», dijo.

Sobre «los altos niveles» en Cuba en cuanto a la recuperación de los pacientes con coronavirus (97,5%), lo atribuyó a «la calidad del proceso de atención médica y al proceso de vacunación y a la calidad de las vacunas».

«Sin vacunación pudieran haber fallecido 3.000 personas más de las que tenemos hoy en nuestro récord. Y el número de hospitalizados hubiera sido tremendo si no se hubiera comenzado con el proceso de vacunación, y con la intensidad con que se ha logrado», concluyó.

En mayo las autoridades comenzaron la campaña de vacunación con la aplicación de hasta 300.000 dosis diarias de los antígenos cubanos, aunque también se ha introducido la vacuna china Sinopharm.

Cuba es el único país en América Latina que desarrolló sus propias vacunas y también el único en probarlas de manera masiva sin antes tener la aprobación del ente regulatorio nacional. Tanto Abdala como la combinación de Soberana 02 y Soberana Plus se aplican en un esquema de tres dosis y según sus creadores su efectividad es superior al 90%.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.