El Gobierno cubano anuncia su último experimento: una planta productora de harina de yuca para la confección de pan

La harina de yuca también podría destinarse a la fabricación de pizzas y dulces, según funcionarios a cargo de la planta.

Planta productora de harina de yuca. RADIO REBELDE

Una planta dedicada a la producción de harina de yuca, la primera de su tipo en Cuba, entró en funcionamiento en la provincia de Cienfuegos con el propósito de destinar el producto a la confección de panes, según informaron los especialistas citados por la emisora estatal Radio Rebelde.

De acuerdo con las declaraciones de Modesto Rodríguez Rodríguez, director de la Cooperativa Antonio Maceo, perteneciente a la Empresa Agropecuaria Horquita, la planta productora de harina de yuca instalada en la entidad procede de Colombia y tiene un valor de aproximadamente 100.000 euros.

El funcionario explicó que la harina de yuca posee la Licencia Sanitaria otorgada por especialistas de la Dirección de Salud Pública en la provincia de Cienfuegos, por lo que se está entregando a la Empresa Municipal del Pan para la confección de panes.

«Para conformar el pan utilizan un 30% de harina de yuca y un 70% de harina de trigo. Hacemos otros ensayos con trabajadores por cuenta propia, que existen en el territorio, quienes elaboran pizzas y dulces», afirmó Rodríguez Rodríguez.

El funcionario cubano dijo que con la entrada en funcionamiento de la planta pretenden «demostrarle a Cuba y al resto de los municipios cuánto podemos hacer con la yuca», pues afirmó que «la intención del país es que en cada municipio exista una planta procesadora de esta harina para sustituir el 30% de la importación de harina de trigo».

Para aprovechar con más eficiencia las producciones, el Proyecto Paz, a cargo de la financiación de la planta, coordinará con el Instituto de la Industria Alimentaria y el Instituto Técnico Agropecuario y Forestal un taller sobre la utilización de la harina de yuca.

La mala calidad del pan cubano es un tema recurrente entre la población, principalmente debido a la falta de materias primas para realizarlo o la mala calidad de estas, ante lo que las autoridades suelen realizar experimentos como el mencionado con la harina de yuca.

De hecho, a mediados de abril el Centro de Investigaciones Agropecuarias, con sede en Villa Clara, informó sobre la realización de experimentos con harina de garbanzo como extensor cárnico, al igual que con soya, para la producción de panes en plena escasez de alimentos en Cuba.

Víctor Daniel Gil, director del centro estatal, dijo que se está trabajando con «la harina de garbanzo, que se puede usar en panadería y como extensores cárnicos» y «se pueden hacer combinaciones con sorgo, con chícharo y con trigo».

Desde el comienzo de la pandemia del Covid-19, y ante el agravamiento de la situación económica en la Isla, el Gobierno cubano ha impulsado diferentes «experimentos» alimenticios para paliar la escasez que recuerdan a los del Período Especial.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%