El dramaturgo cubano Yunior García a Abel Prieto: ‘Son ustedes los que ya no pueden caer más bajo’

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
Anuncios

El promotor de la marcha del 15N responde a un ataque del exministro de Cultura, quien lo acusó de ‘aliarse con terroristas’ y ‘tocar fondo de una manera tan degradante’.

El dramaturgo cubano Yunior García Aguilera y el exministro de Cultura Abel Prieto. Y.G.AGUILERA/FACEBOOK/EFE

El dramaturgo cubano Yunior García Aguilera, promotor de la marcha cívica por el cambio del próximo 15 de noviembre en Cuba, respondió a insultos del exministro de Cultura Abel Prieto, quien acusó en Twitter al artista de «aliarse con terroristas».

«Dígame qué día, a qué hora y en qué lugar, puedo ir a demostrarle que son ustedes, con sus difamaciones, manipulaciones, represión, audios trucados y palomas muertas, los que ya no pueden caer más bajo. Espero su respuesta», dijo García en un comentario al tuit del actual presidente de Casa de las Américas.

El comisario cultural del régimen escribió: «¿Cómo un artista formado por la Revolución termina aliándose contra su patria con lo peor del terrorismo miamense y con profesionales de la subversión del gobierno de Estados Unidos?«.

«¿Hasta qué punto descendió éticamente? ¿Cómo llegó a tocar fondo de una manera tan degradante?», dijo el funcionario, para seguir la campaña de descrédito y criminalización contra el joven, sustentada por la maquinaria de propaganda oficial.

«No, Abel Prieto, la pregunta es cómo usted, que prologó a Lezama y se supone escritor, terminó mintiendo y legitimando un crimen, a nombre de un sistema carcelario, incompetente y que también lo desprecia… aunque usted no lo crea», dijo el artista Julio Llópiz-Casal.

Esta semana, durante más de 45 minutos, Rogelio Polanco, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y el jefe de su Departamento Ideológico, intentó justificar por qué su Gobierno desautorizó la manifestación convocada para el 15 de noviembre y trató de desacreditar a los actores cubanos tras la iniciativa ciudadana, entre ellos a García Aguilera, a quien volvió a acusar de recibir capacitación y financiamiento de Estados Unidos para llevar a cabo la marcha.

Polanco habló de fondos públicos millonarios de la Administración de Estados Unidos, canalizados a través de agencias como la USAID o la Fundación Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés) para «forzar» objetivos contra el régimen.

Mostró documentos —la mayoría públicos— de cursos, talleres y seminarios organizados con parte de ese dinero para formar líderes opositores y citó al Centro para la Apertura Democrática en América Latina (CADAL) que se ha encargado de impartir algunos de esos eventos de capacitación.

Añadió, además, que se paga con ellos a Radio y TV Martí y otros medios independientes a los que acusó de ser parte de una estrategia «desestabilizadora», y mostró declaraciones realizadas por líderes del exilio cubano en Miami, a los que también señaló de reclamar «una intervención militar a Cuba» y presentó como «terroristas reconvertidos».

En ese sentido, hizo pública una llamada telefónica editada entre García Aguilera y Ramón Saúl Sánchez, líder del Movimiento Democracia, con el objetivo de revelar presuntas conexiones. Sin embargo, en la comunicación Sánchez solo expresa su respaldo a Archipiélago y Aguilera se limita a decirle que una flotilla ante las costas de Cuba el 15 de noviembre «es complicado, hay que pensarlo».

García Aguilera ha rechazado en varias declaraciones haber recibido algún tipo de retribución, financiamiento u orientaciones de Estados Unidos o grupos de interés de exiliados cubanoamericanos, en tanto que usuarios de redes sociales, sobre todo jóvenes, demandan al Gobierno cambios que les permita expresar sus inquietudes o desarrollar sus proyectos al margen de la oficialidad.

El régimen cubano niega rutinariamente la capacidad de opositores, activistas y ciudadanos críticos de pensar y organizarse por sí mismos y los acusa de recibir orientación y pago de Estados Unidos a cambio de sus actividades y declaraciones por la democracia en Cuba. A la vez los ataca a través de su maquinaria de propaganda, intercepta abiertamente sus comunicaciones privadas y no les da derecho a réplica en los medios de comunicación estatales, los únicos legales en la Isla.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.