Si bien el humorista intenta darle la vuelta al panorama general que se viven en Cuba, el único efecto que causa sus letras es tristeza, el ver como un sistema político fallido, fracaso y nefasto, prefiere condenar a la miseria a millones de personas antes que hacerse a un lado y permitir que el país avance hacia un futuro próspero.

Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel celebran Halloween 

La revolución de Fidel Castro viene preparando desde hace muchísimo tiempo el disfraz “perfecto” para que los cubanos “disfruten” el Halloween en Cuba por todo lo alto ¿Sabes cual es? El de una persona cansada, fundida y sin dinero. Al parecer el traje tuvo tanto “éxito”, que todos los cubanos, de forma obligatoria por supuesto, se lo tuvieron que poner, sin quererlo, sin pedirlo.

El humorista cubano Otto Ortiz, publica en su cuenta de Facebook las “felicitaciones” que recibió por llevar el traje del “tipo cansado, fundido, sin dinero, sin café, sin cosas para comprar en la tienda, inventando para buscar lo más elemental para la casa, preocupado por el cambio monetario, con la incertidumbre del mañana”.

Afirma que el traje le quedó a la medida y “hasta gané el premio al mejor disfraz de la fiesta”. Lo que más lamenta, es que como él, muchos millones de cubanos llevan el mismo “disfraz” donado por la revolución socialista de Fidel Castro.  “La gente quedó tan asombrada con mi disfraz que, poco a poco, se fueron despojando de lo que traían puesto, traje de policía, de vampiro, de enfermera, de bruja”

Post del humorista Otto Ortiz

Asegura que recibió muchas felicitaciones por parte de las personas que lo vieron con sus disfraz de “cubano de a pie”, aunque reconoce con dolor que no era lo que él quería, que todo ha sido por “orden de arriba”.

“Y al final de la fiesta todos tenían puesto mi traje, todo el mundo disfrazados como yo, fue lindo eso, lloramos de emoción, la gente me felicitaba por la idea genial que tuve pero yo, modesto, le expliqué que el traje que llevaba no era idea mía, incluso, que me lo había puesto hasta sin deseos, que realmente la idea venía de más arriba”.

Lo peor del caso, es que los cubanos ven “difícil” quitarse el disfraz de miseria, hambre y tristeza que les ha “donado” el sistema represivo cubano. “Lo malo de este traje es que es difícil de quitar… llevo horas intentándolo y no puedo, parece que me quedaré por buen tiempo… quién coño me habrá mandado a ponérmelo? Ñooooo”.

Humorista Otto Ortiz con su «disfraz» de cubano de a pie 

Si bien el humorista intenta darle la vuelta al panorama general que se viven en Cuba, el único efecto que causa sus letras es tristeza, el ver como un sistema político fallido, fracaso y nefasto, prefiere condenar a la miseria a millones de personas antes que hacerse a un lado y permitir que el país avance hacia un futuro próspero.

Tomado De Cubanosporelmundo

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.