El delirio de un cubano hambriento y hastiado: “hoy voy a almorzar y comer arroz blanco” (+FOTO)

“Este post es solo el delirio de un hombre hambriento y hastiado, que no quiere ayuda, porque prefiere lidiar con su hambre él solo, que vivir de la caridad humana”, dice su autor

«Ningún cubano trabajador, como yo, debería de mendigar alimentos, o cualquier otra cosa. No critico a nadie. Ni quiero, ni puedo. Solo pasaba por aquí a decirles que hoy, y en los días que vienen, me acostaré con hambre», dice el autor (Foto: composición CPEM)

Lo que el mismo autor definió como “el delirio de un hombre hambriento y hastiado” ha sido publicado en Facebook, por pura catarsis.

Así lo considera Austin Llerandi Pérez, un habanero que ha empleado las redes sociales para desahogarse, debido a las penurias que se viven en la Isla.

“Este post es solo el delirio de un hombre hambriento y hastiado, que no quiere ayuda, porque prefiere lidiar con su hambre él solo, que vivir de la caridad humana”, dice.

El profesor publicó esta foto en su post: “no tengo para hoy nada de comer. Solo este arroz que ven en la foto, y mi título universitario.” (Foto: Austin Llerandi Pérez/Facebook)

Antes de echar a andar su manojo de letras y revelar cómo sobrevive un profesional en la Cuba del ordenamiento, Llerandi Pérez hizo algunas aclaraciones.

Primero, que su texto no es para pedir ayuda; segundo, que no pretende criticar al gobierno; y tercero, que nadie lo financia para hacer semejante publicación.

“No me digan que el arroz me lo mandó la CIA. No tengo antecedentes penales. No me financia nadie. No estoy desacreditando al Gobierno. La realidad es objetiva: hoy voy a almorzar y comer arroz blanco. Y rezo porque el arroz blanco dure bastante, dado que faltan casi dos semanas para mi cobro.”

El joven es un Licenciado en Español y Literatura, uno de tantos profesionales que mal-vive en el país donde un cantinero o un bicitaxista probablemente ganen más que él.

De sus tres acotaciones, lo de dejar claro que nadie lo financia es lo más sensato y creíble, pues Facebook se ha convertido en un muro de los lamentos.

Ahí está el ejemplo de Amelia Calzadilla y de tantos que, celular en mano, le cantan las cuatro verdades al régimen del dictador Díaz-Canel.

Pero, que no pretenda criticar al “gobierno”, no parece y cada fragmento de su carta, plegaria, o lo que sea, es una fuerte crítica a la dictadura.

La realidad es objetiva: hoy voy a almorzar y comer arroz blanco. Y rezo porque el arroz blanco dure bastante, dado que faltan casi dos semanas para mi cobro”, dice el joven en su post.

“El día ha llegado: no tengo nada que cocinar, salvo arroz blanco. Ni dinero para comprar alimentos, tampoco”, dice.

En los finales de su publicación, relaciona un listado de precios, que ni un Licenciado como él pudiera costear con su mísero salario.

“Ningún cubano trabajador, como yo, debería de mendigar alimentos, o cualquier otra cosa”, añade en su post.

Cubanos por el Mundo comparte íntegramente el conmovedor escrito, porque un profesor de Español y Literatura sabe que no se pueden sacar frases de contexto.

Pero lo que también conoce este (otro) cubano hambriento y hastiado, es que existe el lenguaje intencional o implícito, y sus letras, quiéralo o no, son una denuncia contra el régimen socialista, contra el hambre, la opresión y la miseria.

TOMADO DE CUBANOSPORELMUNDO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%