El cerdo en Cuba: de mamífero nacional a producto más importado desde España en 2022

En Sancti Spíritus, la producción de carne de cerdo tocó fondo, reconoce el director general de la Empresa Porcina de la provincia.

Venta de carne de cerdo en Cuba. YILIAN DÍAZ/FACEBOOK

La carne de cerdo es el producto español más importado en Cuba, donde la producción porcina ha caído a niveles dramáticos y consumirla se ha convertido en lujo para la población.

Una publicación en Twitter del Instituto de Comercio Exterior (ICEX) de España sobre sus exportaciones a Cuba señala que «la carne de animales de la especie porcina ha sido el producto más exportado de España a Cuba desde enero a septiembre 2022».

La importación de esta carne, tanto fresca como refrigerada congelada, aumentó más de diez veces con respecto al mismo periodo de 2021, año en que la producción en Cuba cayó en más del 50%, poniendo de manifiesto el fracaso de las 63 medidas gubernamentales para la agricultura y la ganadería.

Presumiblemente, la carne de cerdo importada desde España ha ido a parar al turismo o a las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC) a las que no tienen acceso los cubanos que no reciben remesas ni tienen acceso a divisas.

Esos cubanos tienen que recurrir a los vendedores particulares y pagar precios que desbordan sus bolsillos, pues la comercialización estatal ha desaparecido casi por completo. En Sancti Spíritus, es nula, como reconoce un artículo publicado en el medio oficial local Escambray.

En esta provincia, la producción porcina tocó fondo, según admitió Rolando Pérez Sorí, director general de la Empresa Porcina Sancti Spíritus.

«En el 2021 el aporte rondó las 4.000 toneladas de carne, ahora, de enero a septiembre, andamos por unas 600 toneladas producidas y debemos terminar el 2022 con alrededor de 1.500; esa era la producción de un mes en 2018, cuando el territorio superó las 17.000 toneladas», ejemplificó. 

El directivo confirmó «la venta de pequeñas cantidades de carne, a 200 pesos la libra, en la Feria de Sancti Spíritus, a partir de la compra del cerdo de traspatio a los productores».

«Este año no hay plan con el Comercio y la Gastronomía y el encargo para la Industria cárnica es poco», añadió.

Pérez Sorí explicó que a partir de abril pasado «se comenzaron a rescatar los convenios con los productores agropecuarios —que aportaban más del 90 por ciento de la carne antes de la caída productiva—, sobre la base de la entrada de un nivel de piensos iniciadores importados, que se les vendió en divisa a los productores; después ha sido con las producciones nacionales y un alimento balanceado; la conversión diaria en el animal es menor, el engorde se dilata unos meses más, pero arrancamos a revivir la ceba».

De acuerdo al funcionario, citado por Escambray, criar para el encargo estatal no es un negocio de tanta desventaja.

«El primer atractivo del convenio es la venta de la preceba, hoy en el mercado informal apenas existe, cuando sale es a un precio no menor a los 4.000 pesos. La empresa se la vende al productor entre 600 y 800 pesos según el peso del animal», dijo.

«Las demás ventajas son que se les está garantizando el pienso iniciador, muy necesario en esa primera etapa de la crianza y la entrega también de un nivel de alimento para la ceba. La venta al productor de piensos iniciadores en divisa la conveniamos con un retorno de esa moneda para que él pueda retroalimentarse y recuperar la inversión», destacó.

Sin embargo, las deudas del Estado cubano con los productores, principalmente respecto a los pagos en divisas, han afectado otros renglones como la leche. Esos incumplimientos hacen que los productores prefieran vender a los negocios privados.

Pese a citar supuestas ventajas en la cría para el encargo estatal, el director porcino reconoció que la recuperación de la producción será lenta.

«Será una recuperación lenta, ojala lográramos hacerla con mayor rapidez. Lo principal son los vientres que tenemos, porque no sería lo mismo esperar a disponer de un nivel de alimento para empezar a producir la reproductora, luego la cría e iniciar la ceba; a ya tener la reproductora hecha; dentro de esta situación eso es algo positivo», afirmó.

«Alcanzar la producción que tuvimos anteriormente llevará años, ¿cuántos?, no se sabe; lo que sí estamos proyectando a partir de ahora un crecimiento en cada período. Primero debemos resolver el problema del alimento, estamos convencidos de que es posible porque hay un nivel de productores motivados con los precios del maíz y la soya para sembrarlos y contratar la entrega a la empresa; por ahí se ve una recuperación, no la que queremos, la que necesita el pueblo, pero ya no estamos en cero», dijo.

En abril pasado, el Noticiero de la televisión estatal reconoció que Cuba perdió el 90% de los productores porcinos en los últimos cinco años.

El jefe del Departamento Agroalimentario del Partido Comunista de Cuba (PCC), Félix Duarte, reprochó entonces a los productores que abandonaron el programa porcino.

Sin embargo, las regulaciones asfixiantes que impone el Gobierno han contribuido a la retirada de los productores del sector.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%