El ‘carrito’ de los funcionarios de Agricultura que no pueden garantizar una cosecha de mango adecuada

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
Foto de: Adelante/ F. Ravsberg

Luego de que la víspera se suscita un escándalo en redes sociales al conocerse que en Camagüey se pudrieron más de 12 mil libras de mangos por la demora del la empresa estatal Acopio.

El periodista Fernando Ravsberg, desató la polémica con una publicación: “Paradojas, no hay con qué recoger las cosechas de mango pero los funcionarios del Ministerio de Agricultura montan estos carritos», dijo el reportero en su perfil de Facebook llamando la atención sobre la mala distribución de los presupuestos públicos de la isla.

Siempre hubo críticas de “ofendidos” por el llamado de atención a los que periodista les recordó: “Estos carros se compran con el dinero de todos los cubanos y se resta del que se necesita para camiones con los que recoger las cosechas o tractores para trabajar la tierra. Pregunte a sus vecinos si están de acuerdo con comprar esos carros para los funcionarios o prefieren comprar tractores para los campesinos. Como sabe, no hay dinero para las dos cosas”.

La víspera, a través de un artículo publicado por la periodista Yurislenia Pardo Ortega en el periódico Adelante bajo el título ‘¡Le zumba el mango!’, se conoció de la pérdida de 12 mil libras de mangos en la provincia de Camagüey.

La reportera contó lo sucedido a Agustín Garrido Ramos un campesino que tuvo una gran cosecha de mangos súper Haiden en la finca 17, ubicada en el camino viejo a Nuevitas, en las inmediaciones de la circunvalación norte.

Pero los días fueron pasando y al lugar jamás llegaron la base productiva o Acopio para buscar el producto, a pesar de la insistencia del productor. La respuesta fue “saquen el mango que se está pudriendo, mídanlo en cajas y tírenle fotos para cuando Acopio pueda venir esté la evidencia”.

El pasado lunes 7 de junio recogieron la mercancía; 10 días después, pero ya el daño era irreversible. Se descompusieron 320 cajas, 128 quintales aproximadamente, que es igual a 12 800 libras.

Lo terrible del hecho es que a los campesinos nunca se les autorizó siquiera a vender el alimento a la población cercana, se prefirió que el producto se pudriera en el campo.

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.