El campeón olímpico Fernando Dayán Jorge se queda en México tras abandonar la delegación cubana

La Comisión Nacional de Canotaje (CNC) veía perspectivas en el atleta para los ciclos olímpicos de París 2024 y Los Ángeles 2028

Dayán Jorge de 23 años y con su título de campeón olímpico, tiene un futuro brillante en el deporte profesional. (Foto: Jit)

El campeón olímpico Fernando Dayán Jorge, abandonó la delegación cubana que realizaba una base de entrenamiento en México y de esta forma rompió su relación con el Instituto Cubano de Deportes y Recreación Física (Inder), según informa una nota en el diario oficialista Jit.

El canoísta que alcanzó la medalla de oro en Tokio 2020 junto a su compañero Serguey Torres en la distancia de 1000 metros, había viajado a México con el objetivo de prepararse para las venideras competencias internacionales

La Comisión Nacional de Canotaje (CNC) que veía al atleta de 23 años con perspectivas de cumplir los ciclos olímpicos de París 2024 y Los Ángeles 2028, calificó la decisión de Dayán Jorge como una “indisciplina grave”.

Según el organismo deportivo, el atleta que es “fruto del sistema de enseñanza deportiva en Cuba” dio la “espalda al compromiso con nuevos resultados para su deporte y su pueblo” y no tuvo en cuenta la “profunda labor realizada en la escuela nacional de esta disciplina”.

Fernando Dayán Jorge nació en Cienfuegos el 3 de diciembre de 1998 y además de su título olímpico posee varias medallas en campeonatos mundiales y juegos panamericanos.

Por ejemplo, en su palmarés atesora medallas de oro en la Copa del Mundo del Portugal (2017) y Juegos Panamericanos de Lima (2019). La presea de oro en Tokio en el C2 a 1000 metros fue la primera medalla de oro que alcanzó el deporte cubano en unos juegos estivales.

En 2016 fue seleccionado entre los diez mejores atletas de 2016 en Cuba, condición que repitió en 2021 tras el título obtenido en los Juegos Olímpicos de Tokio. Anteriormente, había sido galardonado como novato del año en su natal provincia.

En una entrevista ofrecida recientemente al diario local cienfueguero 5 de Septiembre, el deportista confesó que no imagina su vida lejos del mar. “Vivo a una cuadra del mar. Todo lo que tenga que ver con el agua me atrajo siempre. Al canotaje llegué por mi papá, que también lo practicó”.

De su relación con Serguey Torres, el eterno compañero en la canoa, explicó que, aunque se llevan más de 10 años de diferencia, son casi hermanos tanto dentro como fuera de las competencias. “La relación con Serguey es muy buena dentro y fuera del agua. Somos prácticamente hermanos. Siempre andamos juntos. Nos sabemos nuestras vidas ‘del pi al pa’”.

Interrogado acerca de sus planes futuros tras la obtención del título olímpico, el cienfueguero había dicho que se iba a esforzar más para obtener mejores resultados pues mantenía el “compromiso con Cuba, el pueblo y el canotaje”.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%