El ascenso meteórico de López-Calleja muestra lo vulnerable del sistema electoral cubano

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
Anuncios

El zar de GAESA acabó ubicado en un escaño de la Asamblea Nacional cubana pasando por encima de la ‘democracia socialista’ que dice defender.

López-Calleja durante su investidura como diputado en Remedios. TELECUBANACAN

Para el régimen cubano, San Juan de los Remedios, municipio de Villa Clara con más de 44.000 habitantes, no cuenta con mujeres u hombres de estatura cívica que merezcan la investidura de diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP). De ahí que al general de División Luis Alberto Rodríguez López-Calleja lo cuelen en la nómina tras producirse una vacante por el fallecimiento de un diputado local.

Su elección por la denominada Octava Villa demuestra a las claras la vulnerabilidad del sistema electoral cubano, diseñado para el reacomodo fácil de los intereses del poder.

López-Calleja nació el 19 de enero de 1960 en el municipio de Santa Clara, ciudad distante del municipio de Remedios tanto en kilómetros (43) como en idiosincrasia y costumbre, aunque pertenezcan ambos a la misma provincia.

La distancia entre los remedianos y López-Calleja se hizo también patente desde que su graduación universitaria lo llevó a La Habana, ciudad donde comenzó a hacer vida de militante y a cumplir «tareas» asignadas por la Revolución.

En esa época inicial se fue aún más lejos de todos los cubanos: a la antigua URSS para «culminar» estudios superiores. Desde entonces ya no fue más de pueblo sino de los órganos de la Inteligencia Militar. A su regreso, le asignaron responsabilidades dentro del Ministerio del Comercio Exterior (MINCEX). 

Por la incondicionalidad demostrada, precisó probarse como enlace del entonces ministro de las Fuerzas Armadas, Raúl Castro, con la dirección de Colaboración Económica del propio organismo, prestando servicios en la Contrainteligencia Militar desde 1990. Y en ese período fijó su mirada en una de las hijas del general de Ejército, hasta lograr la relación.

Ocupó el cargo de jefe de sección del V Departamento del MINFAR y, paralelamente, en 1996, se le designó para dirigir el sistema empresarial administrado por el Grupo de Administración Empresarial que agrupa entidades del turismo, el comercio exterior e interior, entre otras, conocida como GAESA, atendiendo en paralelo la Zona Especial de Desarrollo del Mariel y los negocios militares de «colaboración e inversiones con la República de Angola».

Con la retirada formal de Raúl Castro de las estructuras del poder, López-Calleja viene siendo ascendido como especie de veedor. Es miembro del Comité Central del Partido desde 2011 y de su Buró Político desde abril de 2021.

Desde fecha incierta es también el asesor principal de Miguel Díaz-Canel, y para llevarlo a cargos de altas magistraturas en la ANPP o el Consejo de Estado, el régimen fuerza ahora elegirlo como diputado por San Juan de los Remedios.

Una mirada retrospectiva a la narrativa de la historia del ex yerno de Raúl Castro lleva a concluir que nunca fue, es, ni será remediano. También que nunca fue cubano de a pie ni hombre al que se le viera en cámara sudando, en escenas de trabajo voluntario. 

Para millones de cubanas y cubanos era y sigue siendo en alguna medida un elemento extraño y dudoso, salvo para los dirigentes y obreros de hoteles, marinas y empresas asociadas al sector del turismo y el ocio, frente a los cuales, en reuniones de trabajo para analizar la plusvalía, López-Calleja no escatima insultos, arrogancia y amenazas de despidos por ser incapaces de hacer la magia de ingresar más divisas a las arcas con menos costos.

Tampoco es desconocida su insensibilidad para miles de trabajadores civiles del sector empresarial militar, que acudieron a él presentando reclamaciones laborales contra la explotación y el abuso laboral que llevan a cabo los capataces que dirige. Es de su preferencia desestimar los recursos en tiempo récord y mantener los derechos de justicia enajenados del sistema judicial nacional.

López-Calleja tuvo y posee la dicha de vivir en la zona residencial de la ciudad capital, en un lugar bien alejado de la marginalidad llena de «delincuentes y contrarrevolucionarios» que se lanzó a las calles el 11J para pedir comida, casa, transporte, trabajo y libertad. 

Posee el don de saber guardar secretos de la elite del poder, enajenarse de las carencias del «Periodo Especial» y de tener asignados tantos vehículos como yates, aviones y helicópteros para el cumplimiento de sus complejas misiones para el «bien» de la Patria.

También cuenta ahora con la dicha de tener el amparo de las leyes cubanas, lo que le facilita seguir ascendiendo al escenario formal del poder con garantías de impunidad. 

Gracias al Libro Sexto de la Ley de Procedimiento Penal y similares normativas expuestas en la recién aprobada Ley de Proceso Penal, su hipotético juzgamiento por delitos de corrupción administrativa requeriría de la activación de un procedimiento especial, trámite que precisa la aprobación previa del Buró Político, máximo órgano de poder al que pertenecen él, Díaz-Canel y otro selecto grupo de privilegiados que, en número de 14, proceden como dueños a Cuba.

Gracias a la Ley 127 de 2019 de la ANPP, o «Ley Electoral», sin ser remediano ni residir nunca en su vida en alguna de las circunscripciones del poblado, sin tener relaciones con sus intereses y sin la aprobación directa del electorado mediante cualquier vía de consulta democrática anticipada, un grupo de delegados de la Asamblea Municipal del Poder Popular, responsabilizados con la gestión frente al Consejo de Estado, pudo anunciar repentinamente en la mañana del 23 de octubre de 2021 que el general de división ocuparía el lugar del diputado fallecido Antonio Pérez Santos.

En efecto, no se puede elegir de manera directa a un diputado en Cuba cuando ocurre una vacante. Al parecer, tampoco es posible divulgar la noticia y formar con los electores la cantera que sostenga las propuestas para integrar una candidatura que nazca de la base.

Con arrogancia legal, no obstante, el Consejo de Estado sí puede indicar a la dirección de cualquier Asamblea Municipal que se cubra el espacio vacante y sugerir la propuesta conforme le facultan los Artículos 232 y siguientes de la Ley Electoral. 

No hay varias propuestas ni competencia entre ellas. Como cuando ocurre la «elección» de presidente y vicepresidentes de la República, hay una sola persona a elegir por cada cargo. En el acto, las Comisiones de Candidatura municipal arreglan los trámites pertinentes para que el diputado obtenga la condición de delegado de circunscripción primero, como requisito esencial para que sea electo como diputado, si no lo fuere hasta el momento.

Pocas horas después, y en una sola mañana, la Comisión de Candidatura nacional, enterada del resultado consabido, subrogándose en lugar y grado de los electores legítimos, logró tramitar a la carrera la nueva elección para el cargo de la ANPP. Y así López-Calleja acabó ubicado en un escaño de la ANPP para desde allí defender, según los estatutos de la propia institución, el respeto a la «democracia socialista».

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.