El apoyo del régimen cubano a Putin, otro capítulo de la manipulación ideológica en las escuelas

‘Me incomoda que le laven el cerebro a los niños y uno no puede hacer nada porque es la escuela y lo imponen’, dice una madre holguinera.

Una escuela secundaria básica inicianro el curso en La Habana. XINHUA

«Mi hijo no sabe nada de política, menos puede entender lo que pasa entre Rusia y Ucrania con 13 años, pero en la escuela le hablan del tema y me preocupa lo que le están enseñando«, comenta Milagros, una madre holguinera preocupada por el exceso de ideologización en los centros de enseñanza cubanos.

«Apenas comenzó el curso, hicieron una reunión de padres para que colaboremos en que vean la Mesa Redonda y el Noticiero, pues les exigen saber lo que dicen ahí. De lo contrario, se quedarán repasando ese ‘contenido’ después de clases», agrega Milagros.

«Siempre ha sido así, pero ahora el énfasis en la política es mucho mayor. Y la tienen cogida con la guerra en Ucrania. Quieren que los muchachos aprendan que el culpable es Estados Unidos, que Estados Unidos obligó a Rusia a invadir ese país».

«A la mayoría de los padres les da igual, no ven la gravedad del asunto porque están desinformados, pero yo no. Mi hermano vive en España y me envía noticias de lo que está pasando. Eso es un crimen y quieren, como siempre, echarle la culpa a Estados Unidos. Me incomoda que le laven el cerebro a los niños y uno no puede hacer nada porque es la escuela y lo imponen«, concluyó molesta.

Indira, otra madre con dos hijos estudiantes, no lo ve tan grave; cree que «no es tan importante lo que le den en la escuela». A su juicio, para los niños, «tanto matemáticas como política son solo contenidos en los van a evaluar, no son para quedarse sabiéndolo después del examen. Están para otra cosa, no les interesa la política, ninguna muela de esas cosas que no ven reflejadas en la práctica«.

«Yo tengo dos, uno en octavo grado y otro en onceno, y de lo único que hablan es de afuera, de irse, de los vecinos o amigos que se fueron y se comunican con ellos. Saben que el futuro no está aquí ni en esa política que, aunque se la intentan meter por los ojos, no les entra», añade confiada en la fuerza de la realidad para vencer la manipulación.

El sistema de Educación cubano se caracteriza por su alta carga ideológica, pero esta ha perdido su efectividad a lo largo de las últimas décadas y el régimen lleva años dando muestras de preocupación.

Esa preocupación se incrementado visiblemente después de las protestas del 11 de julio. El régimen ha respondido, por una parte, induciendo el miedo a través del encarcelamiento jóvenes y adolescentes detenidos por participar en las manifestaciones. Por otra, intensificando la propaganda dirigida a las nuevas generaciones, algo que Miguel Díaz-Canel ha llamado «atención diferenciada».

La propaganda en las escuelas sobre la guerra de Rusia contra Ucrania sería una parte de esa visión del mundo que el régimen intenta «instalar» en las mentes de los jóvenes.

Al holguinero Yoleisis Torres le preocupa que «la manipulación política y el adoctrinamiento formen parte del contenido en las clases» porque él y su familia, incluido su hijo de sexto grado, son Testigos de Jehová.

«Tenemos que soportar esos contenidos políticos y, lo peor, tergiversados de la realidad. Nosotros tenemos nuestra interpretación de los sucesos de la guerra en Ucrania, muy diferente a lo que se maneja en las noticias. Pero por cautela le he dicho a mi hijo que no diga su opinión en la escuela porque allí solo se puede decir que ‘es culpa de Estados Unidos’. Sería malo para él ir contra esa visión impuesta, ni siquiera en materia religiosa. El ambiente está muy politizado«.

«A nuestros hijos los preparamos para desechar esa información sin enfrentamientos, sin polémica, para que no les afecte en su formación escolar ni en la cristiana, según nuestros preceptos, pero siempre hay riesgos y son vulnerables», añadió. «Existe la presión de grupo y el efecto del liderazgo de los profesores en ese ambiente. Es un reto, pero no hay otra cosa que se pueda hacer para evitarlo».

El régimen cubano es de los pocos gobiernos del mundo que justifican la invasión de Rusia a Ucrania, iniciada el pasado 24 de febrero, que lacera la soberanía de ese país europeo y ha provocado ya miles de muertes, 2,5 millones de desplazados y millonarias pérdidas materiales. La condena de la comunidad internacional es casi unánime, con la excepción de dictaduras y regímenes autoritarios como el cubano, que se ha abstenido en las votaciones en la ONU sobre el tema.

Los medios de comunicación oficialistas presentan a Rusia como víctima y acusan a Estados Unidos de obligar a Moscú a invadir Ucrania.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%