EEUU vigila con preocupación a dos buques de guerra iraníes que podrían dirigirse a Venezuela

Se trata de una fragata iraní y del Makran, un antiguo buque petrolero convertido en base de operaciones flotantes.

El buque iraní Makran. AP

Las agencias de Seguridad de Estados Unidos mantienen estricta vigilancia a dos buques de guerra iraníes que podrían dirigirse a Venezuela, según afirmaron tres fuentes de inteligencia al medio estadounidense Político.

Se trata de una fragata iraní y del Makran, un antiguo buque petrolero convertido en base de operaciones flotantes. La llegada de estas embarcaciones al país sudamericano podría ser visto como una provocación por el Gobierno de EEUU, que atraviesa un momento de tensión con Irán.

Ambos buques se dirigen hacia el sur a lo largo de la costa oriental de África, según confirmaron las fuentes al medio estadounidense.

Las autoridades estadounidenses no tienen certeza del destino final de las embarcaciones iraníes ni de la carga que llevan, aunque sospechan que podrían dirigirse a Venezuela.

Ambos países, sancionados por EEUU, han estrechado sus lazos económicos y políticos en los últimos tiempos, marcados por el envío de gasolina del país persa hacia Venezuela, así como la inversión conjunta en fábricas de automóviles y cemento.

El medio estadounidense afirmó que, según sus fuentes, los altos funcionarios del Gobierno de Nicolás Maduro fueron advertidos de que aceptar la entrada de los buques iraníes al país sería un error.

La presencia de estos buques en Venezuela podría ser vista como un desafío a la autoridad estadounidense la región, lo que encendería la polémica sobre el reinicio de las negociaciones entre Washington y Teherán.

La prensa iraní afirmó que el Makran, de 755 pies de largo, puede servir como plataforma para misiones de guerra electrónica y operaciones especiales, a la vez que funcionarios iraníes han presumido de las capacidades de misiles y armas del buque, que podría transportar de seis a siete helicópteros, así como aviones no tripulados.

Los portavoces del Ministerio de Asuntos Exteriores de Venezuela, de la Misión de Irán ante la ONU y de la Casa Blanca y el Pentágono declinaron hacer comentarios.

Tras el colapso de la refinación de petróleo en Venezuela, la República Islámica de Irán se ha encargado de enviar camiones cisterna de al país sudamericano, afectado por la escasez de combustible. A cambio, el Gobierno de Venezuela suministra a Teherán el dinero que tanto necesita y le ayuda a establecer relaciones en América Latina.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.