EEUU niega acusación del régimen cubano de estar detrás de la marcha del 15N

Anuncios

La Administración Biden llama al Gobierno de Cuba a ‘escuchar a su propio pueblo’.

Ned Price, portavoz del Departamento de Estado. DEPARTAMENTO DE ESTADO

La Administración de Joe Biden negó las acusaciones del régimen cubano de que Estados Unidos está detrás de la marcha cívica por el cambio, convocada en la Isla y en otros países para el próximo 15 de noviembre.

Ned Price, portavoz del Departamento de Estado, dijo este martes en una conferencia de prensa que «lo que hemos visto en Cuba desde el 11 de julio, lo que sospecho que veremos a mediados del próximo mes en Cuba, es una demostración no de los deseos del Gobierno de Estados Unidos», sino de «una manifestación de las necesidades insatisfechas, de las aspiraciones insatisfechas del pueblo cubano y la clara atribución del pueblo cubano de la responsabilidad por esas necesidades insatisfechas y aspiraciones insatisfechas al Gobierno cubano». 

Price fue cuestionado por las acusaciones de Miguel Díaz-Canel de que EEUU fomenta las protestas de los disidentes en Cuba. El Partido Comunista de Cuba (PCC) presentó este martes las supuestas pruebas de los vínculos del dramaturgo Yunior García Aguilera y el grupo Archipiélago con cubanos en EEUU para organizar la marcha del 15N.  

«Apoyamos, como hemos dicho, los derechos del pueblo cubano y del pueblo de todo el mundo a ejercer su libertad de expresión, su capacidad para reunirse pacíficamente. Hacemos un llamado al Gobierno cubano para que respete estos derechos y vea esto no como un ataque sino como una oportunidad para escuchar, escuchar a su propio pueblo y hacer lo que es correcto para los cubanos y para Cuba. Apoyamos a todos los cubanos que buscan un Gobierno que respete sus derechos humanos y libertades fundamentales», dijo Price al respecto. 

«El régimen cubano no satisface las necesidades más básicas del pueblo. Eso incluye comida. Eso incluye la medicina. Ahora es una oportunidad para escuchar al pueblo cubano y hacer un cambio positivo. Una vez más, felicitamos al pueblo de Cuba por mostrar pacíficamente la fuerza de su voluntad y el poder de su voz, que, después de la protesta del 11 de julio, el Gobierno ha intentado constantemente silenciar, incluso a través de la opresión violenta, incluso a través de detenciones injustas de cientos de manifestantes, incluso a través de la detención de periodistas, de activistas, censura en internet y otras tácticas que rechazamos», agregó Price.

Díaz-Canel dijo que la embajada de EEUU en La Habana hace «subversión política» en Cuba y Rogelio Polanco Fuentes, miembro del Secretariado del Comité Central del PCC y el jefe de su Departamento Ideológico, acusó directamente al Gobierno de Estados Unidos de organizar la marcha del 15N. Polanco tachó la marcha de «un acto de subordinación a la hegemonía yanqui».

Por su parte, Yunior García Aguilera desmintió también las acusaciones del régimen cubano. «El régimen insiste en mentir de forma absolutamente descarada. Acuden, una vez más, a la machacada idea de que el Gobierno de los Estados Unidos es quien ha organizado y quien dirige la marcha que convocamos de forma soberana para el 15 de noviembre«, dijo. 

García explicó que habló con el encargado de negocios de la embajada de EEUU en Cuba, Timothy Zúñiga-Brown, cuando la marcha del 15N no estaba convocada. «Dediqué la mayor parte del tiempo a exponer por qué no apoyo ninguna sanción que haga pasar hambre a la familia cubana y le sirva de excusas al Gobierno para justificar sus desastres. Jamás se habló aquella vez de Archipiélago o de la marcha. Eso aún no estaba en mi cabeza. Ni siquiera había ocurrido el 11J. Justamente fue la necesidad de eliminar el bloqueo/embargo, el tema de nuestra charla en aquella ocasión», dijo.

Pese a los desmentidos, la propaganda del PCC insiste en mostrar los supuestos vínculos de los organizadores del 15N con EEUU y hasta la Asamblea Nacional del Poder Popular publicó este miércoles una declaración contra la supuesta guerra no convencional de la Administración Biden contra el régimen de La Habana.

«Respalda la decisión del Gobierno revolucionario de enfrentar e impedir, en ejercicio de la soberanía y la ley, la agresión del imperialismo estadounidense que se propone conculcar nuestra independencia y destruir el orden constitucional, la Revolución y el socialismo en Cuba», dijo Ana María Mari Machado, vicepresidenta de la Asamblea Nacional, sobre el nuevo llamado de Díaz-Canel a la violencia entre cubanos.

Yunior García dijo al respecto que «el régimen anuncia abiertamente un crimen contra una generación hermosa, cuya DIGNIDAD se ha vuelto mucho más grande que sus miedos. Es por eso que el régimen jamás se sentaría con nosotros a dialogar. Ellos sí han mostrado su pánico al civismo, y lo hacen ejerciendo la violencia que los caracteriza». 

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.