Economista: ‘la crisis de rendimientos agrícolas en Cuba requiere una agricultura privada moderna’

La debacle de la agricultura impacta negativamente sobre los 12 principales cultivos y pone a los cubanos aún más cerca de la inseguridad alimentaria.

Una caja con algunos productos agrícolas a la venta en La Habana. DIARIO DE CUBA

«El bajo rendimiento agrícola en Cuba afecta la seguridad alimentaria, merma la sustitución de importaciones, limita el potencial exportador, y tiene un efecto inflacionario por partida doble: reduce la oferta e incrementa el costo por tonelada», escribió Monreal en su cuenta en Twitter.

«La crisis de rendimientos afecta los 12 principales productos agrícolas», señaló al compartir un gráfico del Anuario Estadístico de Cuba en 2021 de la estatal Oficina Nacional de Información y Estadísticas (ONEI).

La tabla recoge el comportamiento de los rendimientos del plátano vianda y fruta, el boniato, el tomate, el mango, el maíz, el arroz, la papa, la malanga, la guayaba y la fruta bomba desde 2012 y hasta 2021.

«En nueve casos los rendimientos de 2021 eran inferiores a los de 2012. En ocho casos la crisis empezó en 2019. En todos los casos los rendimientos de 2021 fueron inferiores a los ‘picos’ de 2014-2015», señaló Pedro Monreal.

«Siendo la producción agrícola principalmente el resultado de productores privados, la crisis de rendimientos agrícolas requiere el desarrollo de una agricultura privada moderna, incluyendo transformaciones institucionales (propiedad y mercado) e inversión, mucha inversión», concluyó.

En medio de una aguda crisis económica, con escasez de todo tipo, pero sobre todo de productos que impactan directamente sobre la alimentación del cubano, el Gobierno ha priorizado las inversiones en hoteles y otras instalaciones relacionadas.

El turismo representa la segunda mayor partida del producto interior bruto cubano (PIB), y es además la segunda fuente más importante de divisa extranjera fuera de las «misiones» médicas que exporta el régimen.

El sector turístico estatal prevé concluir este año con 84.906 habitaciones hoteleras, un 5,7% más que el ejercicio previo. Esto, debido a que el Gobierno cubano invirtió allí casi 1.500 millones de dólares en los últimos dos años.

El propio Pedro Monreal afirmó en junio pasado que, incluso si Cuba recibiera los 2,5 millones de turistas planificados para 2022, buena parte de esas nuevas habitaciones serían innecesarias.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%