El director nacional de Epidemiología reconoció que relajar las medidas en La Habana es algo riesgoso, pero afirmó que depende de la población frenar la propagación del coronavirus o no

El director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública de Cuba (Minsap), doctor Francisco Durán, reconoció este jueves 1 de octubre que relajar las medidas restrictivas en La Habana es algo riesgoso, pero afirmó que depende de la población frenar la propagación del coronavirus o no.

En su habitual conferencia matutina sobre la situación epidemiológica en el país, el galeno se refirió a las medidas dadas a conocer la víspera en el programa oficialista Mesa Redonda por el gobernador de la capital cubana y vicepresidente del Consejo de Defensa Provincial, Reinaldo García Zapata, quien anunció la eliminación del toque de queda a partir de hoy y la reapertura de diversos establecimientos, aunque con aforo limitado.

“Riesgoso es, pero depende de nosotros”, opinó Durán sobre la relajación de las medidas restrictivas. “No podemos seguir dejando que sean otras personas y las medidas del gobierno las que resuelvan la enfermedad. Aquí en Cuba creo que queden pocos sin saber cómo cuidarse.

Las medidas están establecidas, lo que queda ahora es un cumplimiento estricto. Siempre acompañado por un grupo de medidas, de restricciones y sanciones fuertes a quienes incumplan lo establecido”, agregó, en clara referencia a la permanencia de las elevadas multas que han permitido a las autoridades del régimen recaudar millones de pesos en La Habana en tan sólo un mes.

En su explicación sobre el cambio de medidas, García Zapata detalló que se continuará con el teletrabajo allí donde sea posible, al tiempo que se reincorporarán a sus labores varios trabajadores para reactivar la producción de bienes y los servicios.

Asimismo, se valorará la vuelta al trabajo de las personas interruptas, aquellas que se encontraban sin realizar sus actividades laborales, pero percibiendo un determinado por ciento de su salario.

Se elimina también la suspensión de circulación vial para vehículos privados, mientras que establecimientos gastronómicos privados y estatales como restaurantes y cafeterías podrán abrir al 50 por ciento de su capacidad habitual. La prohibición seguirá vigente para bares y discotecas, espacios en los que suele haber mayor aglomeración.

Por último, se permite nuevamente el disfrute de playas y piscinas, estatales y particulares, estas últimas utilizando el 30 por ciento de su aforo autorizado.

“Es todo un reto lo que viene ahora para La Habana”, señaló el gobernador, que además subrayó que se mantiene suspendido y prohibido el transporte interprovincial desde y hacia La Habana.

La capital de la isla es la provincia con el mayor número de casos de coronavirus. De los 73 nuevos positivos reportados en la jornada por las autoridades sanitarias, nueve son de La Habana, superada por la central provincia de Ciego de Ávila, donde con 50 nuevos casos ascendieron a 403 los diagnosticados en el último mes.

Sin embargo, por su dinamismo, sobrepoblación e importancia económica y administrativa, así como por el acumulado de casos desde el inicio de la pandemia, La Habana es el territorio más propenso a sufrir rebrotes y complicarse en su situación epidemiológica.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.