Dos años del secuestro de dos médicos cubanos en Kenia: gestiones estériles y un ‘regreso’ cada vez más lejos

  • Categoría de la entrada:Africa / Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

¿Dónde y cómo están? ¿Qué se está haciendo para liberarlos del cautiverio?

Médicos cubanos secuestrados en Kenia. L.M.OTERO ALCÁNTARA/FACEBOOK

Dos años se cumplen este lunes del secuestro de dos médicos cubanos en Kenia, en una región fronteriza cercana a Somalia. Dos años durante los cuales el Gobierno cubano ha hablado de «gestiones» para su regreso, que hasta ahora han resultado estériles, en medio de secretismo en torno al asunto.

Tras 24 meses de cautiverio, y un falso —o fallido— anuncio de liberación a inicios de octubre del año pasado, la situación real de los doctores Landy Rodríguez y Assel Herrera Correa, presuntamente retenidos en Somalia por terroristas, sigue siendo una incógnita.

En todo este tiempo las autoridades cubanas se han limitado a anunciar conversaciones puntuales con sus homólogos de Kenia. De parte de Nairobi, la información tampoco ha ido mucho más allá.

La última vez que el Gobierno de La Habana se refirió al caso fue el 25 de febrero, cuando el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, dijo que sostuvo una conversación telefónica con el ministro de Salud keniano, Mutahi Kagwe.

«Conversamos sobre la continuidad de las gestiones para lograr el regreso seguro a la Patria de nuestros dos médicos secuestrados«, afirmó Portal Miranda. 

Esta frase se ha repetido desde que ocurrió el rapto, el 12 de abril de 2019, cada vez que un representante del Gobierno ha hecho pública alguna de estas llamadas telefónicas. Digan lo que digan Portal Miranda, Miguel Díaz-Canel o el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, el regreso parece estar cada vez más lejos

En octubre pasado Nairobi ofreció escasos detalles del caso.

«La información que tenemos es que los médicos cubanos siguen vivos«, aseguró en ese momento a EFE el portavoz del Ejecutivo de Kenia, Cyrus Oguna, quien rehusó dar detalles «por la sensibilidad de la situación y también para no comprometer los planes en curso».

«Todas las fuerzas bajo la Unión Africana (desplegadas en Somalia) están trabajando para garantizar que, cuando se ponga en marcha la operación, los dos doctores puedan ser rescatados vivos y (…) puedan reunirse con sus familias«, subrayó Oguna.

Es «desafortunado que esto esté durando tanto», admitió, y pidió a las familias de los profesionales «paciencia», dijo una vez más, y de eso hace ya seis meses.

Landy Rodríguez y Assel Herrera Correa forman parte de un contingente de un centenar de profesionales cubanos que llegaron en 2018 a Kenia como parte de un acuerdo bilateral.

A pesar del peligro que entraña, ese acuerdo fue renovado por seis meses más en junio pasado, hasta diciembre de 2020.

En la última conversación de Portal Miranda con su homólogo keniano sobre los doctores secuestrados, no faltó la revisión de «la colaboración médica entre ambos países, y sus proyecciones».

Según Portal Miranda, el ministro keniano ratificó «el interés por la colaboración cubana y agradeció por el trabajo de los especialistas de Cuba en Kenia y por los estudiantes que se forman en Cuba«.

Muchos de los doctores cubanos que ejercían en algunas de las regiones kenianas fronterizas con Somalia fueron reubicados por decisión de Nairobi. El secuestro de Herrera y Rodríguez no impidió que siguieran llegando a Kenia profesionales de la Isla.

En enero de este año Kenia recibió 20 especialistas enviados por La Habana para apoyar la lucha contra el Covid-19 en el país africano.

El diario keniano Nation el año pasado que cada uno de los 100 médicos cubanos que trabajan en ese país desde 2018 le cuesta a Nairobi alrededor de 9.220 dólares estadounidenses mensualmente.

El extenso reportaje indicó que los médicos reciben un estipendio —término que usa La Habana para ocultar que sus «misiones solidarias» son remuneradas— de 1.000 dólares mensuales.

La exportación de servicios profesionales, mayoritariamente médicos, es una de las principales fuentes de ingreso del Gobierno cubano, que se queda con al menos el 75% de lo que pagan los países de destino en concepto de salarios.

Además de tener que entregar la mayor parte de sus salarios, los profesionales de la salud cubanos enviados a misiones en el exterior son sometidos a una fuerte vigilancia y restricción de sus libertades fundamentales.

Estas condiciones han sido denunciadas por organizaciones defensoras de derechos humanos y la ONU ha advertido que podrían constituir formas de «trabajo forzoso» y «esclavitud moderna».

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.