Doctor cubano exiliado celebra poder trabajar con su hijo: Tantos años que me quitaron su sonrisa

Foto: Ramón Muñoz/ Facebook

Ramón Muñoz Yanes, doctor y escritor cubano conocido por sus contundentes publicaciones en redes sociales en las que vierte su opinión sobre defensores del régimen ha celebrado el poder ejercer la medicina junto a su hijo.

 El exiliado en Canarias desde los años 90, contó que por muchos años se vio obligado a permanecer lejos de su hijo y que la oportunidad actual de trabajar codo a codo con él es un “premio”

 “Primer día de trabajo con mi hijo. ¿Quién me lo iba a decir, caramba? Tantos años que me quitaron su sonrisa, tantos años intentando doblegarme, tantos años de pretender que me callara”, escribió el médico en su perfil de Facebook.

Asimismo precisó que desde ahora ambos estarán juntos ejerciendo una profesión que adoran.

“Hoy comenzamos a trabajar juntos, a compartir experiencias. Mi hijo a unos metros de mí, demostrando un amor a la profesión a la que nos entregamos, nuestro sacerdocio”, agregó.

En su momento de felicidad, el doctor Ramón Muñoz recordó la medida que lo alejó por tantos años de su familia y que como a él, ha afectado a miles de médicos cubanos que decidieron abandonar la isla en busca de un futuro personal.

 “Hoy me vino a la mente el exministro de Salud Pública Carlos Dotres, que promovió la ley que impedía a los médicos que se quedaban en el exterior a poder ver a sus hijos durante diez años y que hoy él, vive en México”, dijo el galeno.

Los dardos hacia el precursor de la medida que afecta a los médicos cubanos, continuaron, pero Muñoz Yanes se tomó el tiempo también para agradecer a Dios porque ahora al fin está junto a su hijo trabajando.

“Mire, exministro con los hombres buenos no hay ley que valga ni las sanciones más perversas los doblegan.Usted, Carlos Dotres, por el resto de su vida será un criminal a los ojos de muchos cubanos. Usted es un insecto.Existe un Dios, hoy comencé a trabajar con mi hijo”, recalcó el doctor.

Por las últimas décadas los médicos cubanos han sido castigados entre cinco, ocho o 10 años e incluso de por vida sin poder regresar a la isla por abandonar algunas de las misiones médicas con las que el gobierno cubano lucra millones de dólares.

El Código Penal vigente en su artículo 135 dispone penas de prisión de 8 años para funcionarios públicos que abandonen sus puestos en misiones internacionalistas.

Esa ley que se ha impuesto con todo rigor a los médicos ha sido discutida por expertos durante varios años, pues en la misma no se establece a qué “funcionarios públicos” se refiere la disposición. Las veces que se le ha interpelado a algún alto cargo del gobierno cubano sobre lo anterior no ha habido respuesta, como se expuso en un debate online de hace unos años protagonizado por el vocero del régimen Israel Rojas quien admitió el disparate jurídico por el que han sufrido miles de cubanos.

Incluso si la ley 135 fuera aplicada a los médicos, no existe tal prohibición de entrada a la isla sino que pudieran ser apresados al ingresar al país en base a ella, por lo tanto la imposición de la no entrada a Cuba es una flagrante violación de los derechos humanos e incluso del propio código legislativo cubano.

La nueva versión del Código Penal que pronto será oficial en Cuba, vuelve, ahora en su artículo 176.1 sobre la imposición de la misma sanción “previendo aplicar sanciones de privación de libertad de tres a ocho años al “funcionario o empleado público encargado de cumplir alguna misión en otro país que la abandone o, cumplida esta, o requerido en cualquier momento para que regrese, se niegue expresa o tácitamente a hacerlo”.

“En igual sanción incurre el funcionario o empleado público que, en ocasión del cumplimiento de una misión en el extranjero y contra la orden expresa del Gobierno, se traslade a otro país”, añade el documento.

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%