Diplomático canadiense afirma que su gobierno lo envió de vuelta a Cuba, con daños cerebrales

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
Anuncios

Entre los signos de daño cerebral que reporta el funcionario se encuentra la pérdida de memoria, mareos así como dificultades cognitivas, que fueron agravándose progresivamente.

«Era un zombie», dice diplomático canadiense que fue enviado de nuevo a La Habana tras sufrir daños cerebrales / Composición Cubanos por el Mundo

Un diplomático canadiense denunció que el gobierno de su país lo devolvió a Cuba luego de que presentara daños cerebrales, presuntamente provocados por el denominado “síndrome de La Habana”. La prensa local reseña el testimonio de un funcionario que en condición de anonimato narró cómo en el 2018 le fue dada la orden de volver a la isla, tras los signos de daño que corresponderían con cortas estancias en La Habana.

Estos daños cerebrales que indica el diplomático canadiense habrían sido vistos durante una serie de estudios En la Universidad de Dalhousie, donde ahora de forma rutinaria son revisados los funcionarios canadienses que deben viajar a Cuba. Sin embargo, luego de su asistencia, no fue sino meses más tarde que supo de las afectaciones, cuando ya se encontraba de nuevo en Cuba con síntomas más fuertes, según asegura. Finalmente en el año 2019 logró el diplomático canadiense despedirse de Cuba.

Entre los signos de daño cerebral que reporta el funcionario se encuentra la pérdida de memoria, mareos así como dificultades cognitivas, que fueron agravándose progresivamente. Confesó incluso sentirse “como un zombi”, de acuerdo a las molestias que estaba experimentando. Volvió a Canadá para una revisión urgente, donde lo identificaron como el caso número 15 de diplomáticos que volvían al país con daños respectivos al que han denominado como el “síndrome de La Habana”, cuya naturaleza continúa bajo investigación.

Embajada de Canadá en la Habana / Foto: Twitter

La reclamación del diplomático canadiense, más que los daños cerebrales sufridos en primera instancia, es que le hayan permitido regresar a la isla sin informarle lo que estaba sucediendo en su caso, y con ello, quedar desde su perspectiva expuesto a más complicaciones.

“Me enviaron de regreso con el cerebro dañado. Me expusieron dos veces. No debería haber sido enviado de regreso allí”, dijo el hombre identificado como un funcionario de alto rango por Ottawa Citizen.

El hermetismo manejado por Canadá en torno al denominado “síndrome de La Habana” ha sido cuestionado por un grupo de diplomáticos, quienes han expresado sus molestias por cómo su gobierno ha manejado la situación. Además, no ha favorecido las demoras del equipo médico de Dalhousie para entregar los resultados de los estudios cerebrales de los afectados.

Como síndrome de La Habana se conoció a los síntomas manifestados por funcionarios canadienses y estadounidenses presentes en la capital cubana, reportados a finales del año 2016 y de los que hay reportes en al menos, los tres años posteriores. Incluso, se han identificado casos en Estados Unidos, que están bajo investigación.

TOMADO DE CUBANOSPORELMUNDO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.