Díaz-Canel sobre la Cumbre de las Américas: ‘Nos honra encabezar la lista de excluidos junto a Nicaragua y Venezuela’

Pero lamenta que sus voceros no asistan a la Cumbre de los Pueblos, donde están presentes activistas cubanos críticos del régimen.

Díaz-Canel al hablar para voceros y funcionarios. PRESIDENCIA CUBA / TWITTER

Miguel Díaz-Canel se deshizo en descalificaciones contra la la Cumbre de las Américas de Los Ángeles, a la que calificó como «oportunidad perdida» debido a la «política trasnochada, discriminatoria e injerencista de Washington».

En un discurso pronunciado en el Palacio de la Revolución de desagravio para los voceros del régimen que no pudieron asistir a la llamada Cumbre de los Pueblos, paralela a la reunión de gobiernos, el gobernante reiteró el mensaje del régimen, según el cual la exclusión de la cita de los regímenes de La Habana, Caracas y Managua, a los que la Casa Blanca acusa de violar los derechos humanos de sus poblaciones, se debe a la reedición de la Doctrina Monroe, por tratarse la cita de un «espectáculo de tinte neocolonial» del que no se puede esperar una «discusión de fondo».

«Nos honra encabezar la lista de excluidos junto a Nicaragua y Venezuela», dijo, aunque no pudo evitar reconocer su frustración por no poder contar con la presencia de sus voceros en la Cumbre de los Pueblos. A estas reuniones, no obstante, sí asisten activistas, ex prisioneros políticos y cubanos exiliados, quienes han denunciado la represión que sufren los habitantes de la Isla.

Por vez primera Díaz-Canel hizo referencia al argumento de Washington para excluir a las autoridades de la Isla del encuentro. Pero no se salió del mantra habitual: «EEUU carece de autoridad moral para hablar de democracia», cuando no la promueve ni dentro ni fuera de sus fronteras, dijo.

Asimismo, aseguró que Washington equipara democracia y capitalismo, cuando a su juicio son «conceptos contrapuestos», y agregó que «la democracia y la promoción de los derechos humanos no parecen los principios de su política exterior».

Evitando hacer referencia a los cientos de presos políticos encarcelados tras las protestas masivas del 11J, entre ellos decenas de menores, prefirió acusar a EEUU debido a que en ese país «al menos 60.000 niños y jóvenes menores de 18 años de edad se encuentran encerrados o detenidos en cárceles o centros juveniles de detención».

«Según la Iniciativa de Políticas de Prisión, muchos de ellos ni siquiera han cometido delitos y miles permanecen tras las rejas por infracciones no penales», comentó, evitando mencionar las abundantes denuncias sobre casos similares contra menores en Cuba.

«Con esta deplorable trayectoria, el Gobierno estadounidense se atreve a alegar que el criterio para invitar y excluir a los países del hemisferio de la reunión cumbre fueron los estándares de democracia y derechos humanos. El pretexto constituye un insulto a la inteligencia y al sentido común de los demás», subrayó.  

Se extendió también para culpar a EEUU la oleada migratoria por la que decenas de miles de cubanos abandonan el país desde que en noviembre de 2021 Managua eximió de visas a los residentes en la Isla. Nuevamente, evitó admitir cualquier responsabilidad en ese fenómeno.

«En el caso de Cuba, el Gobierno estadounidense ha aplicado durante cuatro años una política orientada al estímulo de la emigración irregular.  Como norma, le da entrada a los que por vías irregulares llegan a sus fronteras, los privilegia con la posibilidad de obtener residencia permanente en virtud de fórmulas legales establecidas solo para los cubanos, cerró las vías legales para emigrar y mantiene una política de guerra económica dirigida a deprimir el nivel de vida de la población. Es lo que puede llamarse una receta perfecta para promover la emigración irregular», afirmó.

En su opinión, la cita no va a abordar «los problemas más graves de América Latina y el Caribe», como las causas de la migración, el desarrollo económico, la desigualdad, el racismo, la discriminación, la transferencia de tecnología, sino que es tan solo un «espectáculo publicitario» dirigido a la «politiquería interna» de EEUU.

Finalmente, dijo que la exclusión de La Habana de la cita ha generado un rechazo generalizado y agradeció las «notables ausencias» de presidentes como el de México y Bolivia, o la mandataria de Honduras.

El régimen se ha quejado de que algunos de sus voceros de la «sociedad civil», en una delegación integrada mayormente por militantes del Partido Comunista, no recibió sus visados por la negativa de la Embajada de EEUU en La Habana.

Sin embargo, la representación informó que los visados de no migrante que solicitaron los miembros de la delegación oficial no se tramitan allí desde 2017, sino en Guyana.

En cambio, siete activistas, representantes de la sociedad civil cubana y periodistas independientes fueron impedidos de viajar para asistir a los foros de la sociedad civil en la Cumbre por la Seguridad del Estado.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%