Díaz-Canel necesitó una pandemia para enterarse de que la Salud en Cuba ‘no estaba tan bien’

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
Anuncios

El gobernante da lecciones sobre la democracia particular del régimen a los presidentes de las Asambleas Municipales del Poder Popular.

Miguel Díaz-Canel ante presidentes de Asambleas Municipales. MESA REDONDA/CANAL CARIBE/YOUTUBE

Miguel Díaz-Canel admitió la compleja situación que enfrenta Cuba producto de un «desabastecimiento general prolongado», la pandemia de Covid-19 y «apagones indeseables que irritan a la población«, a lo que añadió hechos «contrarrevolucionarios» que atribuyó al recrudecimiento del embargo de Estados Unidos y a las medidas aplicadas por la Administración Trump contra el régimen, que ha mantenido Joe Biden.

Díaz-Canel se refirió a estos temas en una reunión con presidentes de Asambleas Municipales del Poder Popular, cuya intervención fue transmitida en el programa de la televisión estatal Mesa Redonda.

Díaz-Canel dijo que con la pandemia se vio que la Salud en Cuba «no estaba tan bien», aunque los cubanos denuncian los problemas del sistema de Salud de la Isla desde hace décadas. No obstante, defendió las medidas adoptadas por el Gobierno en el enfrentamiento al Covid-19 y volvió a hacer propaganda de las vacunas cubanas. Celebró asimismo que provincias que sufrieron el colapso del sistema hospitalario hoy tienen una baja incidencia de la enfermedad.

Según Díaz-Canel, el Gobierno cree que la depauperada economía cubana entrará en el camino de la recuperación con la exportación de las vacunas y el turismo .

Al referirse a las protestas del 11J, que volvió calificar de disturbios, dijo que los miles de cubanos que salieron a las calles ese día en todo el país a expresar su descontento con el Gobierno «pretendieron derrocar la Revolución», pero «la gente salió a las calles a defender la Revolución».

En palabras del gobernante, esto ha provocado «una frustración tremenda» entre sujetos que no identificó directamente. Llamó a incrementar «la vigilancia revolucionaria» a través de la «guardia del CDR», «de la guardia obrera», de todos los mecanismos de delación bajo control del Partido Comunista de Cuba (PCC).

En otro momento defendió la «democracia» particular que patrocina un sistema de partido único. Según Díaz-Canel, en el mundo se habla de división de poderes, pero el concepto de poder que se usa en Cuba es otro

Llamó a los funcionarios de la Asamblea Nacional del Poder Popular a estar cerca del pueblo, de la comunidad, del barrio y se quejó de que hay una «inadecuada» distinción de las instituciones del poder en Cuba por parte del pueblo. Defendió que el modelo de Gobierno cubano es lo que distingue al país del capitalismo.

Según el gobernante, el ejercicio de la participación en la Isla se ejerce de varias formas: como trabajador en la CTC, el único sindicato legal en el país y controlado por el PCC, como cederista. «Pero esos mecanismos tienen que funcionar para que la participación exista», dijo, aunque todas esas organizaciones son herramients de control social del régimen.

Díaz-Canel negó que la Revolución esté en su peor momento: «Siempre ha tenido momentos difíciles», dijo. Añadió que el Gobierno tiene bien «concebido hacia dónde vamos», por lo cual también negó que se pueda hablar de «incertidumbre».

El miércoles, al presidir la más reciente reunión del Consejo de Ministros, Díaz-Canel admitió «duros impactos de la crisis económica que vive la nación», que volvió a atribuir a la pandemia, el embargo e «insuficiencias internas».

Reconoció también que hay críticas de la población, a las que el diario oficial Granma se refirió como «opiniones desfavorables motivadas por la inflación, el desabastecimiento en los comercios, el mercado cambiario ilegal de divisas, la persistencia de desigualdades, la difícil situación de las personas jubiladas, la relación salario-precios, así como la ocurrencia de algunos hechos de corrupción».

«Todo lo cual viene acompañado de expresiones de desconfianza y pesimismo«, dijo el gobernante.

«Eso lo tenemos que revertir», exigió Díaz-Canel. «Aquí no se trabaja para que la vida de las personas cada día esté más difícil», agregó, pero justificó la ineficacia del Estado y el Gobierno con las «restricciones» impuestas por la pandemia y «la política agresiva de Estados Unidos».

Díaz-Canel hizo propaganda otra vez a «lo que se está haciendo en los barrios, por encima de carencias y del cerco económico». En su reunión con presidentes de Asambleas Municipales del Poder Popular reconoció que en dos meses se dio solución a problemas de hacía 15 años.

En realidad, esos problemas llevan décadas afectando la vida de los cubanos, pero el Gobierno solo decidió atenderlos después de las manifestaciones del 11J.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.